lunes, octubre 07, 2013

Chispazo La opinion


Convertir una cadera maltrecha en un debate de la monarquía va más allá de la fantasía política. Ayer, Luis M Ansón, me hizo monárquico. Si en lugar de monarquía, España hubiera sido republicana, habríamos disfrutado como presidentes –es un decir- a Narcís Serra y Federico Trillo, siendo jefes de gobierno Felipe González y José María Aznar. Incluso cruzados en sus mandatos.

La pertenencia de un presidente a un partido haría inútil la capacidad de moderar, regular y representar a España. Y nada digo acerca de un proceso electivo adicional. Lo mejor es que sea la Historia quien determine nuestro máximo mandatario, el Rey. A menos que éste resultara ser subnormal profundo. Y no es el caso de España.

No hay comentarios:

Estado de los embalses 25-04-2017

Una verdadera carrera hacia el desastre hidrológico.