martes, julio 26, 2011

LE TOUR DE FRANCE, SIEMPRE


EL TOUR DE FRANCIA
        Le Tour de France, es el acontecimiento deportivo fijo de cada año que más emociona una vez finiquitada la temporada futbolística. Como el papá de Amelie, me paso todo el año esperando que dé comienzo, y cuando me voy a dar cuenta me encuentro en el día siguiente al de la coronación del vencedor en los Campos Elíseos -cerca de Les Tulleries -los tullidos, en francés, aunque un tío de Murcia, para dirigirse allí, le dijo al taxista: ‘lléveme a Les Lisies’-. Qué lástima que dure tan poco, que haya demasiadas etapas que ni tienen llegada en alto, ni tienen montaña, nada de nada, si acaso un sprint final; qué pesadez de retrasmisiones tan largas, con comentarios cada vez más estúpidos de los locutores: que si la fatiga, que si al escapado se le está acabando la ventaja ‘paulativamente’. En fin.
        Desde Loroño, Bahamontes, Perez Francés, Ginés García (el de Lorca, que perdió, ¡el último día!, el maillot amarillo a manos de Gimondi, en el Tour del Porvenir que tantos españoles ganaron), pasando por Gabica, Uriona y San Miguel; luego, Fuente, Ocaña y Galdos; Arroyo, Delgado, Chozas…, Induráin, Olano; por encima de todo, el orgullo murciano de sus seis campeones de España: G. Camacho, Montoya, Guillamón, Valverde, Luís L. Sánchez y Rojas etc.. , terminando con Sastre, Pereiro, Samuel Sánchez y Contador, el ciclista más auténtico y emocionante que los españoles hemos tenido, hasta el hoy de Evans, el mes de julio es el mes del Tour: ¿Qué sería el mes de julio sin el Tour?, pues lo mismo que un invierno sin futbol, sin goles, sin penas y alegrías que mi equipo me proporciona un domingo sí y otro también.
        Quien mal empieza, mal acaba. En efecto. Ese inoportuno corte del pelotón en la primera etapa y una serie caótica de caídas, hicieron dudar de sus posibilidades tanto a Contador que, al final, le llevaron hasta el sexto puesto. Esto es como la botella llena-vacía pues un quinto puesto en el Tour es harto meritorio si lo comparamos con el 11º de Manzaneque quien allá por los años sesenta hizo emocionar a los de Campo de Criptana y al resto de España. Eran otros tiempos. Ahora, la referencia inmediata para el ciclismo español no es otra que la del primer clasificado. Cinco de los once tours de este siglo han combinado el amarillo con los colores españoles.
        Ganar en L´Alpe d´Huez es como ganar al Madrid en el Bernabeu, es la emoción ciclista más prevalente del ardor ciclista del Tour. Más o menos, en cada una de sus revueltas, con el colorido de sus cunetas, con los nombres de esforzados ciclistas pintados en la calzada, banderas nacionales, aficionados que gritan, jalean y corren junto al corredor escapado; el fotógrafo aficionado y tontoelpijo que interfiere en la trayectoria del ciclista, los que le echan agua, aquellos que se disfrazan de demonio, el de los taparrabos etc.. Ni el viento, ni otras inclemencias podrían erosionar el empeño ganador del escapado: plato pequeño y veintitantos dientes en el piñón. Ahí va, ¡es un español!, ¡Vamos, Echave, tú puedes! Ya lo creo que pudo. Quizá notó mi apoyo, mi empuje, mi decisión, frente al televisor. Seguro, como Sastre, hace tres años, que en la meta de Alpe d´Huez, batió a ese combativo y admirable australiano que ayer ganó por primera vez, a los 34 años, el Tour. Sí, Sastre fue mejor que Cadel Evans, igual que Contador, ayer y anteayer, también lo fue.

        Desde que Hinault, en 1985, ganara el Tour, ningún corredor francés lo ha vuelto a conseguir, ¡ay, pobre chauvinismo galo! Es más, excepto el locarrias de Virenque, que fue tercero a mediados de los noventa, creo que los ciclistas franceses no han logrado estar entre los diez primeros de la clasificación hasta hoy y, también creo recordar, que Francia, algún año, no logró colocar más de dos hombres entre los veinte primeros, lo que es una verdadera tragedia francesa, solo mitigada por el éxito, este año, de Voeckler, cuarto, y Peraud, décimo. Algo terrible para los inventores del ciclismo-pasión como son los aficionados que vibraron ante los éxitos de los Robic (el jodido Robic), Louison Bobet, Walkoviak, Poulidor, Anquetil, Pingeon, Aimar, Thevenet e Hinault. Y muchos más, como los que vencieron en la Vuelta a España: Stablinski y Jean Dotto. De Caritoux, no quiero acordarme pues le arrebató, siendo una medianía, la Vuelta a Alberto Fernández.
        Hasta la aparición de los americanos no hubo triunfadores en el Tour más que franceses, italianos, belgas, españoles, holandeses y suizos. Anquetil, Nencini, Merck, Bahamontes, Jan Janssens y Koblet entre otros. Sin olvidar al luxemburgués Charly Gaul, escalador del nivel de Bahamontes. A partir del triunfo de Greg Lemond (a los viejos aficionados nos pareció una ofensa a la tradición ciclista que ganara un americano) los triunfos en el Tour dejaron de ser patrimonio de franceses, belgas e italianos. Surgió España con Induráin y sus cinco triunfos consecutivos, superando las gestas españolas de Bahamontes (1959), Luís Ocaña (1973) y P Delgado (1988). A partir de ahí, un alemán (Ulrich) y hasta un danés (Riis) vistieron de amarillo en los Campos Elíseos antes de dar paso a los siete triunfos del muy antipático y espléndido americano L. Armstrong quien, por demás, resultó ser brillante vencedor de un cáncer testicular que no hizo mella en su condición de campeón. Y de los  campeones, Contador es el número uno español actual. Como Armstrong, tuvo que luchar contra un desajuste cerebral y de cuyo triunfal combate se produjo la figura de un campeón: Una Vuelta, Dos Giros y tres Tours lo proclaman como uno de los mejores corredores de todos los tiempos y ¡Solo tiene 28 años!
        Un memento para consagrar lo inolvidable de algunos grandes que conformaron el Olimpo del ciclismo mundial es  muy procedente pues cómo no recordar a Darrigade, Anglade, Riviere, Bernard, Mottet, De Filippis, Bartali, Coppi, Motta, Balmamion, Van Looy, Van Stemberger, Plankaert, Van Impe, Van Springel, Maertens, Kubler, Altig, Roche, Simpson etc.. Y, de España, Angelino Soler, Berrendero, Cañardó, Trueba, Morales, Aurelio González, Galdeano, Urrestarazu, Santisteban, Garmendia, Pino, Cubino, Otaño, Sáez y un montón más. Es decir, ¡viva España y sus bicicletas! Me gusta el ciclismo y de él, sobre todo, el Tour d Francia, tan fugaz en el tiempo.


     

Estado de los embalses 26-07-2011

Agua embalsada:
40890
hm3
73.56
%
Variacion Sem. Anterior:
-403
hm3
-0.73
%
Capacidad embalses:
55586
hm3
100
%
Agua embalsada (2010):
43029
hm3
77.41
%
Agua embalsada (Media 10 años):
32159
hm3
57.86
%


domingo, julio 17, 2011

LA CIENCIA Y EL EQUILIBRIO ENTRE RIESGO Y BENEFICIO


         La ciencia, la tecnología, la técnica, avanzan que es una barbaridad (igual que la televisión, antes de llegar a España, según dictaba en su día, con música, aquella genial copla). Uno, que se muestra -más que partidario ferviente- admirador de los adelantos tecnológicos que propician científicos valientes, cuyos descubrimientos resultan no precisamente como producto de ciertas doctrinas o filosofías, sino que tienen más que ver con el Arte, sufre como obsesión primera el seguimiento de estos asuntos que tienen que ver con todos los adelantos, ayer no imaginados y hoy de imprescindible uso. Un nivel de asombro me conmueve cuando se nos anuncia la posibilidad inmediata de disponer de la nano-tecnología, en polvos o en cualquier otro tipo de minúsculo continente, a discreción. La agudeza de los científicos, ahora, está bien dispuesta en el examen del mundo natural, pues de la observación de bichos e insectos se deducen propiedades que para los humanos serían de excelente aplicación.
         En esa televisión dispuesta a morir de éxito sobre la base charlatana de medianías metidos a filósofos de pacotilla, aún queda espacio para ‘aprender’ de ciertos documentales. He visto, en uno de ellos, cómo de la distribución de pelos en las patas de las cucarachas se deduce un sistema que detecta la dirección del viento; de la composición biológica de cierto escarabajo, se puede detectar un incendio forestal a más de diez Km. de distancia; de la mosca ‘Omnia’ (y sus ojos) se puede deducir desde donde llega el sonido; las abejas, con su pequeño cerebro del tamaño de un grano de arroz, nos da pistas acerca de cómo ‘recordar’ itinerarios sin temor a confusión. Y, en fin, un conjunto de hormigas jamás equivoca sus tareas, recoge sus bastimentos en orden y en ese mismo orden los coloca a disposición de todo el hormiguero. La tecnología basada en el mundo natural tiene mucho futuro. Sus próximos avances nos sorprenderán de igual modo que a comienzos del pasado siglo sorprendía al común de los ciudadanos ver a uno de ellos montado sobre un chisme, con dos ruedas, circulando a velocidades próximas a los 50 Km./h.
         Claro que todo esto sería estupendo si no fuera porque el progreso tecnológico hace más mal que bien. Tan sólo con afirmar que la primera consecuencia que se produce tras de un descubrimiento científico -que revela una nueva tecnología y en consecuencia su aplicación técnica- es la pérdida de determinados puestos de trabajo, queda justificada la anterior afirmación. Por eso, en no muy contadas ocasiones, los científicos humanistas –más que naturalistas- han advertido de la obligatoriedad de ejercer un férreo control ético sobre los avances tecnológicos no vaya a ser que, como en las películas, los ‘malos’ se apoderen de fórmulas y decodificadores varios para su mal uso, aunque bien mirado no hace falta recurrir a las películas para comprobar cómo en la vida real se lanza una bomba sobre Hiroshima, como si tal cosa, capaz de matar a miles de personas (¿cómo era eso de que la realidad puede superar a la ficción?).
         Y ya que estamos, me muestro partidario de los descubrimientos que se someten a la ética humanista sobre aquellos otros que se amparan en el naturalismo. Estos toman como respeto superior a la propia Naturaleza; la Naturaleza es sabia, no se equivoca y es intocable etc.. En realidad, el hombre está por encima de todo, por encima de la propia Naturaleza, por supuesto, y debe sacar fruto de ella, lo que supone que corresponde al propio hombre conservarla en condiciones para que sea perpetuable (bueno, sostenible) a lo largo de cuantas generaciones fueran posibles en el planeta. Sí, porque la Biosfera (Freeman Dyson) es como un red de inferencias entre plantas, rocas, animales, bichos, océanos, microbios etc., pero gobernados por el hombre. Es posible estar de acuerdo con esto aun reconociendo que el hombre es el único que viola, con cierta recurrencia, el orden-desorden establecido. Y digo orden-desorden porque la Naturaleza también es terne en sus errores que se manifiestan en horribles tragedias: terremotos, inundaciones, sequías etc.  Es necesario apropiarse éticamente de la Naturaleza, acercarse a ella y tocarla con mimo de la manera más responsable posible, pero el tocamiento es verdaderamente necesario pues, ¿no es peor la pobreza e indigencia que las centrales nucleares, puestos a comparar?
       Claro que todo lo anterior debería ser compatible con esta cuestión ética que a todos concierne: Toda acción innovadora que conlleve el riesgo de desastre importante no debe llevarse a cabo, siempre considerando el equilibrio (no ideológico, sí científico) entre el riesgo y los beneficios de tal innovación. Y no es asumible no distinguir entre lo que es un riesgo (conocimiento de las posibilidades de error) y una incertidumbre (desconocimiento de las posibilidades de error).
         
         Nota.- Hay tres tipos de desastres: ecológico, social y económico. Por cierto, en los tiempos que corren, estamos bastante jodidos (fastidiados) por causa de este último.

jueves, julio 14, 2011

MUJERES Y HOMBRES

        Justifica el profesor Gómez Fayrén -de manera tan de agudeza mental como clara y estricta en su exposición- la ventaja de las mujeres sobre los hombres en cuanto a calidad intelectual y, consecuentemente, en relación al éxito académico cuyo objeto es el de ocupar una mayoría, ya evidente, de puestos de profesionalidad acreditada. Es el caso que a día de hoy el número de arquitectas superan al de arquitectos, el de médicas al de médicos, juezas a jueces y, en fin, en esa profesión que pudiera haberse apreciado como más viril, racial y de empleo enérgico (ja) -por aquello de disponer los esfuerzos en lejanos lugares no precisamente enclavados entre las cuatro paredes que confinan las tópicas oficinas- tal como la de ingeniero de caminos, el porcentaje de mujeres se encuentra en el entorno del 30%.
        La razón estriba en un par de razones. Si se tiene por sabido que el cociente entre el peso del cerebro (en gramos) y el peso total del cuerpo humano (Kgs.) resulta tener un valor medio, para el conjunto universal de los hombres, de 48, para el genérico de las mujeres este valor es de 49. Esta diferencia (¡de una unidad!) da ventaja intelectual a las mujeres sobre los hombres. Además de la capacidad mental, las mujeres cuentan con una velocidad de desarrollo mental y corporal más rápido, pues una niña se hace mujer, en términos medios, antes que el niño se hace hombre (No es extraño observar cómo en algunas niñas la llegada de la menstruación puede producirse a los once años, mientras que en el lado contrario, encontramos a niños lampiños cuando ya han cumplido la edad de 19 años).
        La mujer es más lista y además va más deprisa. Sólo un ejercicio injusto y exagerado del machismo puede frenarlas. También, procurarles mayores faenas domésticas cuando no embarazos más frecuentes. Mal camino les queda para recorrer a los hombres y, llegado el caso, llegarían a ser como los leones machos que no trabajan. Solamente duermen, comen y copulan.
Nota.- Tanto el profesor Gómez Fayrén como yo, somos muy partidarios de las mujeres.

martes, julio 12, 2011

Estado de los embalses 12-07-2011

Agua embalsada:
42075
hm3
75.69
%
Variacion Sem. Anterior:
-782
hm3
-1.41
%
Capacidad embalses:
55586
hm3
100
%
Agua embalsada (2010):
44651
hm3
80.33
%
Agua embalsada (Media 10 años):
33706
hm3
60.64
%






Aunque esto no marcha muy bie, tampoco va mal. Digamos que regular: algo peor que el pasado año pero muy por encima de la media de los diez últimos.  ...la Virgen de la Cueva...

viernes, julio 08, 2011

LAS ORIGINALES APORTACIONES DE PEDRO A RÍOS PARA TONIFICAR NUESTRA CRISIS REGIONAL


         En mi modesta y, sin embargo, nada discreta opinión, nuestro reciente alto cargo, Pedro Antonio Ríos, en lugar de vaticinar apocalípticos desastres en nuestra Región, habilitando fantasmas siniestros acerca de de El Gorguel y Cabo Cope, lo que debería hacer es que, desde su magnífica y coyuntural atalaya como responsable de las Costas y cosas de la ordenación territorial, pregonara bien alto y fuerte que el volumen total de agua consumida (¡¡¡100 Hm3!!!) por todos los campos de golf que se hallan repartidos por la plural España no llega ni al dos por mil del agua que consumen los españoles por todos los conceptos. Sería una buena aportación de nuestro Alto Cargo sostenible que le vendría muy a Murcia a fin de desacreditar el propio descrédito que -de manera desafortunada- afecta a los campos de golf.
         La entropía del Universo es infinita (así, de modo prosaico, nos lo anuncia el segundo principio de la Termodinámica). La entropía es, pues, la medida del caos. Del antrópico y del de los demás. No tiene más fin el Universo que mostrar su pasión por quedar totalmente destruido y, solo así, cuando esto suceda, nuestro antrópico caos habrá logrado su objetivo. Cada paso que damos, en cualquier dirección, constituye un ataque a la Naturaleza; la respiración, la materialización de juguetes y demás elementos imprescindibles, la masticación, el andar…, todo ello es un proceso irreversible que no tiene vuelta atrás en el ‘consumo de Naturaleza’. No puedo negar que admito mi solidaridad con aquellos que muestran compasión por las sardinas y anchoas, los cangrejos, los nutrientes y las posidonias; incluso con los que demuestran pasión en la defensa de terreras, alcaravanes, tarabillas, currucas, camachuelos trompeteros, gaviotas, cormoranes, pardelas, gatos, perros e insectos de variada condición etc.., pero también respeto, y por encima de todo, al hombr@, pues representa el objeto de este navegar hacia inciertos rumbos, no muy bien determinados, de la propia Naturaleza. Es indudable que el papel del ecologismo, radical o no, es de mucha importancia a fin de corregir esos rumbos antes indicados, pero en modo alguno es beneficioso para la sociedad -compuesta por muchos hombr@s- que sus determinaciones sean asumidas en su totalidad. Eso sería fascismo (¡¡) intelectual. La famosa Alternativa CERO resulta tan brutal como cualquier exceso del desarrollismo más avanzado. Claro que si el propio Alto Cargo, de condición murciana, hace gala populista de las apocalípticas admoniciones de corte ecológico, estamos apañados.
         No deja, Ríos, títere sin cabeza en las propuestas para la tonificación de la ruina global que asola a España y en particular a nuestra Región. Ni Cabo COPE, ni Aeropuerto, ni El Gorguel, ¿pero esto qué es?, ¿se puede hacer algo en nuestra Región sin que se le aplique la Alternativa CERO aún antes de disponer de la documentación ambiental requerida? O sea, ahora resulta que los mal llamados neoliberales, para desgracia de la sociedad, deberían ser ejecutados para que los honestos ecologistas pasen a ser nuestros gobernadores, y eso sin salir de sus muy acomodados nichos teóricos en donde refundar una nueva economía basada en no tocar nada, como si el resto del mundo fuéramos como la apestada cabaña de vacas que, en el Norte de España, agrede a la atmósfera con sus ventosidades.

         Cae el Alto Cargo en el malvado uso de las cifras para justificar sus prolépticas y atropelladas advertencias. 400 Has, 40 millones de toneladas de relleno, son cantidades tan escandalosas como decir que una persona al día consume 3.000 ml de agua o que el trasvase del Tajo supone 400.000.000.000 litros de agua al año. Un Alto Cargo debe ser más cuidadoso, tratar con objetividad las cifras y, sobre todo, no anticiparse a lo que debería hacerse tras el correspondiente trámite administrativo.
         Examine nuestro local (y sin embargo) Alto Cargo nacional los estudios pertinentes y previos que determinan la incapacidad estructural del actual Puerto de Cartagena (Escombreras, incluido) para tratar de conseguir cuotas de participación en el fenomenal tráfico de contenedores (este-oeste) una vez completadas las obras del canal de Panamá; consulte, también, el criterio de ese arrogante Director de Puertos que es el señor Fernando F Laxe, respecto a que los puertos han de gestionarse con criterios de mercado (por cierto, D. Fernando es partidario de encomendar la gestión portuaria a un filósofo, en detrimento de los ingenieros de caminos, sean de la UCAM o no).  Y, en fin, confirme el Alto Cargo Ríos la insólita condición del litoral murciano que ocupa la segunda posición, tras Asturias, en estar ‘menos trabajado’.
         Las últimas declaraciones de Ríos (próximo a su jubilación como ‘ángel guardián de las costas) no dejan títere con cabeza en relación a los grandes proyectos regionales. Y eso no está nada bien. Lo que sí debería haber dicho es que todos esos proyectos, además de ser importantes para la economía murciana y su principal acreedor que es el Paro, deberán cumplir rigurosamente la normativa Ambiental en toda su extensión, de modo que el hombr@ y las tarabillas, currucas y camachuelos trompeteros puedan convivir en paz.
La verdad, julio 2011

miércoles, julio 06, 2011

Estado de los embalses 05-07-2011

Agua embalsada:
42857
hm3
77.10
%
Variacion Sem. Anterior:
-845
hm3
-1.52
%
Capacidad embalses:
55586
hm3
100
%
Agua embalsada (2010):
45409
hm3
81.69
%
Agua embalsada (Media 10 años):
34443
hm3
61.96
%

Estado de los embalses 14-11-2017

Jamás hube considerado que una asíntota horizontal tan tremenda hubiese sido posible. Ya se sabe porqué en teoría de curvas, para que exi...