martes, febrero 25, 2014

LO UNO Y LO OTRO

Ese hombre estuvo postrado más tiempo del debido carente de cuidados por causa de ciertas inconveniencias. Tuvo, más tarde, que ingresar en la UVI. Allí no hizo sino curarse, bien atendido por médicos severos y eficientes. Mientras curaba sus heridas su negocio se venía abajo lo cual alimentaba su impaciencia. Dispuso dos o tres mensajes –muy duros de contenido- para frenar el desastre que se venía venir. Al tiempo hubo de soportar la amputación de algunos de sus miembros y lo hizo con resignación. Hoy, ha salido de la UVI y ya está en planta. Aunque no puede andar aún, confía en futuro. Que no será ya como antes pero sí venturoso. Lo peor de todo es que quienes no se apresuraron para su curación, hoy le echan en cara lo mal que va su negocio. 

No hay comentarios:

Estado de los embalses 14-11-2017

Jamás hube considerado que una asíntota horizontal tan tremenda hubiese sido posible. Ya se sabe porqué en teoría de curvas, para que exi...