jueves, febrero 13, 2014

DEUDA Y DÉFICIT

Por mucho que quienquiera que sea diga lo contrario, el delicado esfuerzo que hace el Gobierno para ajustar el gasto público al ingreso recaudado, por desgracia, no es negociable. Aumentar la Deuda sin saber cuándo se logrará detener el Déficit Público nos lleva, sin remedio, al fracaso. Criticar sin desmayo las medidas que se adoptan para evitar lo que hubiera sido una tragedia, el Rescate, no es sino la manifestación hipócrita de aquellos que tuvieron la obligación de hacerlo y no lo hicieron para no perjudicar sus intereses electorales. Claro que si la Oposición contara de dónde -y cómo- se obtiene dinero sin aumentar la Deuda y gastando menos de lo que se ingresa, entonces sí, asunto resuelto y España será mejor.

No hay comentarios:

Estado de los embalses 25-04-2017

Una verdadera carrera hacia el desastre hidrológico.