miércoles, diciembre 18, 2013

RESCATE

Y, en el camino, quedan algunos. Grecia y sus dos rescates han convertido el país en una miseria. Lástima de Grecia, de los griegos y su cultura milenaria. Los rescates son el colofón doloroso de la miseria crediticia que ocasionó el dinero y la corrupción. España bordeó la tragedia (imaginan doscientos mil funcionarios en la calle) pero, parece, que hemos regateado la circunstancia. Ah, a Portugal e Irlanda –que también cayeron- las cosas no les ha ido tan mal pero el sufrimiento ha sido muy cruel. Maldito Crédito que nos volvió locos a todos y que surgió como demoledor maremoto allá por julio de 2007. Hoy, por hoy, está controlado. Que cada cual atribuya el mérito de su control a quien corresponda, pero quien dejó las arcas del Estado vacías, en su momento,  no fue una política destacable. Ni mucho menos.

No hay comentarios:

Estado de los embalses 14-11-2017

Jamás hube considerado que una asíntota horizontal tan tremenda hubiese sido posible. Ya se sabe porqué en teoría de curvas, para que exi...