miércoles, octubre 09, 2013

Acerca de los males seculares






Tres via­jes a nin­gu­na par­te

La au­to­vía del ban­cal, la va­rian­te de Ca­ma­ri­llas y Cor­ve­ra com­ple­tan una tri­lo­gía son­ro­jan­te

De­be­ría­mos ir más a la Asam­blea Re­gio­nal. Su­ce­den allí co­sas in­tere­san­tes, co­mo cuan­do Val­cár­cel mos­tró la se­ma­na pa­sa­da un pe­rió­di­co de 1935 en el que ya se ha­bla­ba de un ae­ro­puer­to en Cor­ve­ra (pa­ra re­cor­dar que Za­mo­ra no se to­mó en una ho­ra), o cuan­do en otra se­sión de­di­ca­da al fe­rro­ca­rril el dipu­tado Juan Gui­lla­món con­clu­yó que no se de­be cul­par so­lo a Ra­joy del atra­so his­tó­ri­co del tren en Mur­cia, sino tam­bién a Za­pa­te­ro, y a to­dos los go­bier­nos de Es­pa­ña des­de que Nar­váez es­tre­na­ra en 1848 el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to. Gui­lla­món re­for­zó su te­sis evo­can­do ‘El via­je a nin­gu­na par­te’, la pe­lí­cu­la en la que el có­mi­co que in­ter­pre­ta Fer­nan­do Fer­nán Gó­mez gri­ta «¡Me ca­go en el pa­dre de los her­ma­nos Lu­miè­re!», pa­ra la­men­tar que su ofi­cio lan­gui­de­cía a ma­nos del ci­ne­ma­tó­gra­fo. ‘El via­je a nin­gu­na par­te’ era el me­jor tra­sun­to po­si­ble pa­ra ilus­trar un de­ba­te par­la­men­ta­rio so­bre el fe­rro­ca­rril, por la me­lan­co­lía que re­zu­man tan­to la pe­lí­cu­la de Fer­nán Gó­mez co­mo nues­tro po­bre fe­rro­ca­rril. Mur­cia, la sex­ta ciu­dad del país, re­ci­bi­rá el AVE con las ver­güen­zas de su es­ta­ción al ai­re, y la va­rian­te de Ca­ma­ri­llas es­tá en los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do des­de los años 80, sin que nun­ca ter­mi­ne de rea­li­zar­se; en­tra y sa­le de los Pre­su­pues­tos co­mo Pe­dro por su ca­sa: se aprue­ba, se en­mien­da, se transac­cio­na, de­cae, se des­li­za. PP y PSOE pro­me­ten Ca­ma­ri­llas en to­das sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les, cuan­do es­tán en el Go­bierno, y con idén­ti­ca te­me­ri­dad cri­ti­can lue­go des­de la opo­si­ción que no se ha­ya cons­trui­do.
En Mur­cia te­ne­mos ya un ae­ro­puer­to sin avio­nes, una au­to­vía que desem­bo­ca en un ban­cal, y una va­rian­te fe­rro­via­ria que lle­va ha­cién­do­se des­de que Fran­co era ca­bo. De es­ta tri­lo­gía, lo más gro­tes­co no es­tá ne­ce­sa­ria­men­te en Cor­ve­ra. El ae­ro­puer­to te­nía to­da su ló­gi­ca cuan­do se ad­ju­di­có en 2007, por­que en­ton­ces San Ja­vier ce­rra­ba por la no­che y a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na (con el fin de que los vue­los ci­vi­les no per­tur­ba­sen las prác­ti­cas de la Aca­de­mia Ge­ne­ral del Ai­re), y El Al­tet que­da­ba le­jos pa­ra los nu­me­ro­sos bri­tá­ni­cos y ale­ma­nes que ven­drían en ma­sa a ju­gar al golf en Ma­ri­na de Co­pe. Tan ver­gon­zo­so re­sul­ta hoy un ae­ro­puer­to sin avio­nes co­mo una au­to­vía que mue­re en un ban­cal de le­chu­gas y una va­rian­te inaca­ba­da des­pués de 30 años de pro­me­sas. Las tres obras mue­ven por igual a la ri­sa, co­mo la pe­lí­cu­la de Fer­nan­do Fer­nán Gó­mez, y las tres te lle­van tam­bién de via­je a nin­gu­na par­te. Pe­ro no cul­pe­mos a Nar­váez, ni mal­di­ga­mos al pa­dre de los her­ma­nos Lu­miè­re. Pa­ra iden­ti­fi­car a los guio­nis­tas de es­tos sai­ne­tes no ha­ce fal­ta re­mon­tar­se a las gue­rras car­lis­tas.

No hay comentarios:

GUILLACRÓSTICO 41

41 CHISPAZOS  ESTIBA. - Lo de la pasada semana en el Congreso, con lo de los estibadores, resulta impresionante. Con todo, lo más grand...