miércoles, abril 04, 2007

UN PRONÓSTICO ACERTADO

En 1792, Beethoven obtuvo del Príncipe Elector la posibilidad de proseguir su educación musical en Viena. Nunca volvió a su pueblo natal, Bonn. La noche antes de partir, su amigo el conde Waldstein le escribió en su diario: "recibirás el espíritu de Mozart de las manos de Haydn…"
En Viena, el joven músico tomó lecciones de composición con Haydn y lírica con Salieri.
Pronto llamó la atención y deslumbró a Viena con su virtuosismo en el piano y sus famosas improvisaciones. En un par de años se convirtió en el músico de moda en la aristocrática y musical capital de los Haugsburgo.

No hay comentarios:

Estado de los embalses 25-04-2017

Una verdadera carrera hacia el desastre hidrológico.