viernes, marzo 28, 2014

PRIMARIAS

Además de enviar el mensaje a la sociedad de que la democracia bien entendida comienza por uno mismo, el asunto de unas primarias internas para determinar quien sigue mandando en el correspondiente partido, no tiene otra calificación que la de palimpsesto: raspas lo que se cuenta y te encuentras con el cuento.  Toda primaria que se precie está organizada para que siga el aparato montado en el poder. Y casi siempre pasa así. Y de no pasar, el batacazo  -por lo sorprendente, claro- suele ser monumental. Hace años, el PSOE  usó el invento para que ganara Almunia (el aparato) pero ganó Borrell. Auténtica victoria pírrica de éste pues desde el propio aparato derrotado se lo ventilaron con trampas e inmediatez (y fue lástima para la hidráulica española).

No hay comentarios:

GUILLACRÓSTICO 51 OCURRENCIAS

OCURRENCIAS . - Referente al Mar Menor, durante una sesión de la Comisión creada al efecto en la Asamblea y a requerimiento del portavoz ...