Guillamón Sostenible

Guillamón Sostenible
Lo que no está rodeado de incertidumbre, ¡no puede ser verdad! Richard Feymann.

martes, noviembre 19, 2013

MENDICIDAD

La mendicidad es un horror. La miro con sentido caritativo: amo al mendigo y odio la mendicidad. Los ayuntamientos con capacidad de dar albergue y comida a los mendigos tienen el derecho y deber de prohibir la mendicidad callejera. No todos los indigentes son iguales, los hay malos y buenos. De estos yo atiendo a diario a tres. No quiero que me pase como a Don Prístino a quien, a modo de excusa no pedida, la compañera sentimental de uno de los muchos ‘pobres’ (Ataúlfo) que él atiende, le dijo: “señor Prístino, no quiero que piense que yo estoy con Ataúlfo por su dinero”. Y es que lo que hay entre ellos es puro amor y no negocio.