martes, septiembre 10, 2013

SIRIA, TODAVÍA...

     
Si se está contra la Guerra, se está contra la Guerra a despecho de circunstancias confesables o no. Se está contra la Guerra porque la'continuación' de la política por este sangriento método no encaja en la modernidad del siglo XXI, ni en la actitud democrática que reina, mal que bien, en Occidente. Por muchas razones pero ninguna que tenga que ver con determinado interés electoral. Ni con la ceja levantada ni con titiriteros en plena madrugada. Tampoco por la acción novelada de actores que hacen o no películas de guerra. 
     No a la Guerra tiene el valor de la bondad y la convivencia. Por eso resulta absurdo organizar una guerra para evitar la Guerra. No a la Guerra de Iraq, y a la de Afganistán a la de Irán y hasta a la madre de todas las guerras. No a la guerra en Irán tiene sentido porque no se sabe si los buenos son más buenos que los malos o más malos que los malos. El mundo musulmán lleva un montón de siglos de retraso en comparación con el occidente cristiano. Lo de la democracia no es para ellos más que una historia de menor valor que Alá, el Corán y la Guerra Santa. El mundo musulmán se muestra como un problema de difícil solución pues no es fácil elegir, para ellos, si una dictadura con dictador o una religión con un dios de por medio. Basta para comprender esto que, desde occidente, hemos visto hasta conveniente un golpe de estado, en Egipto.
     En este mundo de buenos y malos (España ya lo es por derecho propio, Zapatero puso empeño en tal logro con indiscutible éxito) sigue vigente No a la Guerra, por mucho que a quienes envenenan hasta la muerte con armas químicas les deberían cortar los huevos. La cuestión es de qué modo pero NO A LA GUERRA.

No hay comentarios:

GUILLACRÓSTICO 43

49 CHISPAZOS TERRORISTA . - Ver a Otegui, a los anticapitalistas de la CUP y a los burgueses medio caciques del PdeCat juntos y cobijad...