viernes, mayo 24, 2013

Con la cabeza, con el corazón, con las pelotas


Ne­ce­si­ta­mos nue­vas fuen­tes de ener­gía
·         La Verdad, España. Juan Guillamón
Ha­bla­mos de 'frac­king' por­que la de­pen­den­cia ex­te­rior ener­gé­ti­ca de Es­pa­ña es muy al­ta y pro­ce­den­te de paí­ses po­lí­ti­ca­men­te po­co es­ta­bles, por­que su fac­tu­ra su­pera los 50.000 mi­llo­nes de eu­ros, por­que hay que bus­car nue­vas fuen­tes de ener­gía a buen cos­te y re­du­cir emi­sio­nes de CO2, y por­que com­ba­tir el pa­ro es op­ción prio­ri­ta­ria.
Del 'frac­king', has­ta ha­ce unos me­ses, se pue­de de­cir que ca­si to­dos lo ig­no­ra­ban y, sin em­bar­go, ca­si to­dos es­tán en su con­tra. Hoy ya no. El 'frac­king' es la téc­ni­ca em­plea­da pa­ra frac­tu­rar, me­dian­te agua a pre­sión y adi­ti­vos, es­tra­tos pro­fun­dos (pi­za­rras) y ex­traer a tra­vés de po­zos ho­ri­zon­ta­les y ver­ti­ca­les el gas (me­tano) oclui­do en es­tra­tos im­permea­bles a gran pro­fun­di­dad. Tal téc­ni­ca, muy con­so­li­da­da en paí­ses co­mo los EE UU, aún re­sul­ta no­ve­do­sa en Eu­ro­pa y, en par­ti­cu­lar, Es­pa­ña. Lo cier­to es que no exis­te una nor­ma­ti­va es­pe­cí­fi­ca pa­ra las bue­nas prác­ti­cas en tal pro­ce­di­mien­to, lo cual no ha­ce in­via­ble la apli­ca­ción de nor­mas no es­pe­cí­fi­cas en ma­te­ria am­bien­tal cu­yo con­te­ni­do sí tie­ne que ver con ellas.
Ac­tual­men­te en Eu­ro­pa, y pe­se a que el Par­la­men­to Eu­ro­peo ha re­cha­za­do una en­mien­da que pre­ten­día ins­tar a los es­ta­dos miem­bros a no au­to­ri­zar nue­vas ope­ra­cio­nes de 'frac­king' en la UE, exis­ten di­ver­si­dad de cri­te­rios an­te es­ta cues­tión. Así, paí­ses co­mo Di­na­mar­ca, Che­kia, Bul­ga­ria y al­gu­nos lan­ders ale­ma­nes han dis­pues­to sus mo­ra­to­rias, otros co­mo Po­lo­nia y Reino Uni­do han da­do vía li­bre a la ex­plo­ra­ción y ex­plo­ta­ción de sus ya­ci­mien­tos. En Fran­cia y Es­pa­ña pue­de de­cir­se que hay di­vi­sión de opi­nio­nes, si bien en nues­tro país ya se han da­do un buen nú­me­ro de au­to­ri­za­cio­nes. Can­ta­bria ha prohi­bi­do el 'frac­king' has­ta tan­to en cuan­to no se de­mues­tre que la afec­ción am­bien­tal es to­le­ra­ble. Mi opi­nión es que, sien­do acep­ta­ble tal pos­tu­ra, es po­si­ble que a fin de cuen­tas ha­ya per­di­do el tiem­po. Sí, por­que de las gran­des pe­na­li­da­des y des­tro­zos que el 'frac­king' –se­gún sus de­trac­to­res– pue­de cau­sar, que­da­rá so­bre el ta­pe­te fi­nal tan so­lo el ras­tro de to­das las apo­ca­líp­ti­cas ad­mo­ni­cio­nes que (por cien­tos y mi­les) cual­quier es­tu­dio­so pue­de en­con­trar en las in­nu­me­ra­bles pá­gi­nas de la Red en don­de se des­cri­ben te­rre­mo­tos, con­ta­mi­na­cio­nes, cán­ce­res y de­más an­gus­tias ex­pli­ci­ta­das. Eso sí, pre­vio trán­si­to obli­ga­do de la in­cer­ti­dum­bre téc­ni­ca a lo ab­so­lu­to e in­dis­cu­ti­ble de la ideo­lo­gía. Mi opi­nión, en mo­do al­guno fa­laz, pon­zo­ño­sa, mio­pe e ig­no­ran­te, es que el lec­tor se dé una cien­tí­fi­ca vuel­ta por las pá­gi­nas de la EPA (Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal de EE UU) que vi­gi­la des­de ha­ce más de 60 años el fun­cio­na­mien­to de cer­ca de los 40.000 po­zos de 'frac­king' que es­tán ha­cien­do de es­te país ca­da vez me­nos de­pen­dien­te de la ener­gía ex­te­rior, de cos­tes me­no­res y, lo que es más ex­ci­tan­te, que em­pie­za a cum­plir las exi­gen­cias de Kio­to.
Los ries­gos, que no in­cer­ti­dum­bres, del 'frac­king' son la can­ti­dad de agua em­plea­da, mu­cha o po­ca, la na­tu­ra­le­za de los adi­ti­vos quí­mi­cos, la con­ta­mi­na­ción de acuí­fe­ros y la po­si­bi­li­dad de oca­sio­nar te­rre­mo­tos. La EPA de­ter­mi­nó, tras re­vi­sar unos cua­ren­ta in­ci­den­tes de­nun­cia­dos du­ran­te es­tos cin­co años, que las cau­sas de los mis­mos en ca­si su to­ta­li­dad se de­bie­ron a de­fi­cien­cias téc­ni­cas en la apli­ca­ción de los me­ca­nis­mos. Ta­les de­fi­cien­cias tie­nen, siem­pre, su so­lu­ción en el mun­do de la tec­no­lo­gía. Igual que los avio­nes se cons­tru­yen pa­ra que no se cai­gan, los po­zos de ata­que del 'frac­king' se ha­cen pa­ra que no pier­dan su in­te­gri­dad. Los com­po­nen­tes de los adi­ti­vos em­plea­dos en su mez­cla con el agua ya han si­do pu­bli­ca­dos y, si no en su to­ta­li­dad, la exi­gen­cia de su co­no­ci­mien­to es prio­ri­ta­ria. Por pre­ci­sar, en el No­roes­te de nues­tra Re­gión, en don­de se han da­do dos au­to­ri­za­cio­nes de ex­plo­ra­ción pre­via al 'frac­king', el es­tra­to de las mar­gas ne­gras im­permea­bles don­de se su­po­ne es­tá el me­tano se si­túa a más de 1.500 me­tros de pro­fun­di­dad res­pec­to al es­tra­to que sus­ten­ta el acuí­fe­ro con­te­ni­do so­bre el sin­cli­nal de Ca­las­pa­rra: la po­si­bi­li­dad (con bue­na téc­ni­ca) de con­ta­mi­na­ción es nu­la.
No sé si uti­li­zar el agua su­po­ne mu­cha o po­ca can­ti­dad. To­do es re­la­ti­vo. Si hay su­fi­cien­te y, ade­más, se re­ci­cla en ca­si su to­ta­li­dad, no es un pro­ble­ma. Y tam­po­co, a mi jui­cio, el pe­li­gro de un te­rre­mo­to, pues la zo­na del No­roes­te no es sís­mi­ca­men­te ac­ti­va. Si ad­ver­ti­mos lo que la EPA con­tro­la pa­re­ce que nun­ca se han pro­du­ci­do seís­mos de mag­ni­tud ma­yor de 3,5 Richt­ter, mag­ni­tud que –por cier­to– ra­ra vez pue­da sen­tir­se, me pa­re­ce.
Y ter­mino mos­tran­do mi es­tu­por cuan­do leo el ar­gu­men­to que el pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio Ma­nuel Ga­rí em­plea pa­ra ex­pre­sar su pun­to de vis­ta: «El 'frac­king' es­tá pen­sa­do pa­ra que al­gu­nos ami­gos de los go­ber­nan­tes ha­gan ne­go­cio». Di­dác­ti­ca, doc­tri­na y adies­tra­mien­to: tres en uno. Pre­fie­ro apren­der del ‘Na­tio­nal Geo­grap­hic’ de abril en su ‘Gas Me­tano: pros y con­tras del 'frac­king'’.


No hay comentarios:

GUILLACRÓSTICO 51 OCURRENCIAS

OCURRENCIAS . - Referente al Mar Menor, durante una sesión de la Comisión creada al efecto en la Asamblea y a requerimiento del portavoz ...