Guillamón Sostenible

Guillamón Sostenible
Lo que no está rodeado de incertidumbre, ¡no puede ser verdad! Richard Feymann.

viernes, mayo 24, 2013

Con la cabeza, con el corazón, con las pelotas


Ne­ce­si­ta­mos nue­vas fuen­tes de ener­gía
·         La Verdad, España. Juan Guillamón
Ha­bla­mos de 'frac­king' por­que la de­pen­den­cia ex­te­rior ener­gé­ti­ca de Es­pa­ña es muy al­ta y pro­ce­den­te de paí­ses po­lí­ti­ca­men­te po­co es­ta­bles, por­que su fac­tu­ra su­pera los 50.000 mi­llo­nes de eu­ros, por­que hay que bus­car nue­vas fuen­tes de ener­gía a buen cos­te y re­du­cir emi­sio­nes de CO2, y por­que com­ba­tir el pa­ro es op­ción prio­ri­ta­ria.
Del 'frac­king', has­ta ha­ce unos me­ses, se pue­de de­cir que ca­si to­dos lo ig­no­ra­ban y, sin em­bar­go, ca­si to­dos es­tán en su con­tra. Hoy ya no. El 'frac­king' es la téc­ni­ca em­plea­da pa­ra frac­tu­rar, me­dian­te agua a pre­sión y adi­ti­vos, es­tra­tos pro­fun­dos (pi­za­rras) y ex­traer a tra­vés de po­zos ho­ri­zon­ta­les y ver­ti­ca­les el gas (me­tano) oclui­do en es­tra­tos im­permea­bles a gran pro­fun­di­dad. Tal téc­ni­ca, muy con­so­li­da­da en paí­ses co­mo los EE UU, aún re­sul­ta no­ve­do­sa en Eu­ro­pa y, en par­ti­cu­lar, Es­pa­ña. Lo cier­to es que no exis­te una nor­ma­ti­va es­pe­cí­fi­ca pa­ra las bue­nas prác­ti­cas en tal pro­ce­di­mien­to, lo cual no ha­ce in­via­ble la apli­ca­ción de nor­mas no es­pe­cí­fi­cas en ma­te­ria am­bien­tal cu­yo con­te­ni­do sí tie­ne que ver con ellas.
Ac­tual­men­te en Eu­ro­pa, y pe­se a que el Par­la­men­to Eu­ro­peo ha re­cha­za­do una en­mien­da que pre­ten­día ins­tar a los es­ta­dos miem­bros a no au­to­ri­zar nue­vas ope­ra­cio­nes de 'frac­king' en la UE, exis­ten di­ver­si­dad de cri­te­rios an­te es­ta cues­tión. Así, paí­ses co­mo Di­na­mar­ca, Che­kia, Bul­ga­ria y al­gu­nos lan­ders ale­ma­nes han dis­pues­to sus mo­ra­to­rias, otros co­mo Po­lo­nia y Reino Uni­do han da­do vía li­bre a la ex­plo­ra­ción y ex­plo­ta­ción de sus ya­ci­mien­tos. En Fran­cia y Es­pa­ña pue­de de­cir­se que hay di­vi­sión de opi­nio­nes, si bien en nues­tro país ya se han da­do un buen nú­me­ro de au­to­ri­za­cio­nes. Can­ta­bria ha prohi­bi­do el 'frac­king' has­ta tan­to en cuan­to no se de­mues­tre que la afec­ción am­bien­tal es to­le­ra­ble. Mi opi­nión es que, sien­do acep­ta­ble tal pos­tu­ra, es po­si­ble que a fin de cuen­tas ha­ya per­di­do el tiem­po. Sí, por­que de las gran­des pe­na­li­da­des y des­tro­zos que el 'frac­king' –se­gún sus de­trac­to­res– pue­de cau­sar, que­da­rá so­bre el ta­pe­te fi­nal tan so­lo el ras­tro de to­das las apo­ca­líp­ti­cas ad­mo­ni­cio­nes que (por cien­tos y mi­les) cual­quier es­tu­dio­so pue­de en­con­trar en las in­nu­me­ra­bles pá­gi­nas de la Red en don­de se des­cri­ben te­rre­mo­tos, con­ta­mi­na­cio­nes, cán­ce­res y de­más an­gus­tias ex­pli­ci­ta­das. Eso sí, pre­vio trán­si­to obli­ga­do de la in­cer­ti­dum­bre téc­ni­ca a lo ab­so­lu­to e in­dis­cu­ti­ble de la ideo­lo­gía. Mi opi­nión, en mo­do al­guno fa­laz, pon­zo­ño­sa, mio­pe e ig­no­ran­te, es que el lec­tor se dé una cien­tí­fi­ca vuel­ta por las pá­gi­nas de la EPA (Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal de EE UU) que vi­gi­la des­de ha­ce más de 60 años el fun­cio­na­mien­to de cer­ca de los 40.000 po­zos de 'frac­king' que es­tán ha­cien­do de es­te país ca­da vez me­nos de­pen­dien­te de la ener­gía ex­te­rior, de cos­tes me­no­res y, lo que es más ex­ci­tan­te, que em­pie­za a cum­plir las exi­gen­cias de Kio­to.
Los ries­gos, que no in­cer­ti­dum­bres, del 'frac­king' son la can­ti­dad de agua em­plea­da, mu­cha o po­ca, la na­tu­ra­le­za de los adi­ti­vos quí­mi­cos, la con­ta­mi­na­ción de acuí­fe­ros y la po­si­bi­li­dad de oca­sio­nar te­rre­mo­tos. La EPA de­ter­mi­nó, tras re­vi­sar unos cua­ren­ta in­ci­den­tes de­nun­cia­dos du­ran­te es­tos cin­co años, que las cau­sas de los mis­mos en ca­si su to­ta­li­dad se de­bie­ron a de­fi­cien­cias téc­ni­cas en la apli­ca­ción de los me­ca­nis­mos. Ta­les de­fi­cien­cias tie­nen, siem­pre, su so­lu­ción en el mun­do de la tec­no­lo­gía. Igual que los avio­nes se cons­tru­yen pa­ra que no se cai­gan, los po­zos de ata­que del 'frac­king' se ha­cen pa­ra que no pier­dan su in­te­gri­dad. Los com­po­nen­tes de los adi­ti­vos em­plea­dos en su mez­cla con el agua ya han si­do pu­bli­ca­dos y, si no en su to­ta­li­dad, la exi­gen­cia de su co­no­ci­mien­to es prio­ri­ta­ria. Por pre­ci­sar, en el No­roes­te de nues­tra Re­gión, en don­de se han da­do dos au­to­ri­za­cio­nes de ex­plo­ra­ción pre­via al 'frac­king', el es­tra­to de las mar­gas ne­gras im­permea­bles don­de se su­po­ne es­tá el me­tano se si­túa a más de 1.500 me­tros de pro­fun­di­dad res­pec­to al es­tra­to que sus­ten­ta el acuí­fe­ro con­te­ni­do so­bre el sin­cli­nal de Ca­las­pa­rra: la po­si­bi­li­dad (con bue­na téc­ni­ca) de con­ta­mi­na­ción es nu­la.
No sé si uti­li­zar el agua su­po­ne mu­cha o po­ca can­ti­dad. To­do es re­la­ti­vo. Si hay su­fi­cien­te y, ade­más, se re­ci­cla en ca­si su to­ta­li­dad, no es un pro­ble­ma. Y tam­po­co, a mi jui­cio, el pe­li­gro de un te­rre­mo­to, pues la zo­na del No­roes­te no es sís­mi­ca­men­te ac­ti­va. Si ad­ver­ti­mos lo que la EPA con­tro­la pa­re­ce que nun­ca se han pro­du­ci­do seís­mos de mag­ni­tud ma­yor de 3,5 Richt­ter, mag­ni­tud que –por cier­to– ra­ra vez pue­da sen­tir­se, me pa­re­ce.
Y ter­mino mos­tran­do mi es­tu­por cuan­do leo el ar­gu­men­to que el pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio Ma­nuel Ga­rí em­plea pa­ra ex­pre­sar su pun­to de vis­ta: «El 'frac­king' es­tá pen­sa­do pa­ra que al­gu­nos ami­gos de los go­ber­nan­tes ha­gan ne­go­cio». Di­dác­ti­ca, doc­tri­na y adies­tra­mien­to: tres en uno. Pre­fie­ro apren­der del ‘Na­tio­nal Geo­grap­hic’ de abril en su ‘Gas Me­tano: pros y con­tras del 'frac­king'’.