domingo, julio 08, 2012

¿Cuántos son los que se preguntan anonadados?

El túnel de la Crisis pasa por luchar contra la pobreza y el mantenimiento de lo que genéricamente denominamos Medio Ambiente. Por este orden y con respeto razonable de lo segundo respecto a lo primero.  Cualquier proceso económico en este sentido ha de ser sostenible en los términos adecuados que han de acordarse en su consecuencia. Así debe ser. Sin embargo he de mostrar mi indignación intelectual ante el acoso desmedido que titulares y suplentes del  mundo teórico de la Ecología, desde la privilegiada atalaya que supone publicar en este periódico, someten al resto del mundo que no pertenece a sus determinadas casillas. En particular, ahora los ataques van dirigidos al proyecto de Cabo Cope y resulta que de llevarse a cabo tal iniciativa no cabe pensar más que es producto de politicuchos y politicastros, torticeros y tramposos que actuando en su propio beneficio hacen perder siempre a la ciudadanía. Edificante criterio el suyo.

Por mucho que se demuestre que quienes responden a la llamada de los ‘profesores titulares’ del pensamiento único ecologista son poquitos y arman un buen escándalo cuando ponen el huevo (descartando pico y plumas, el ejemplo vale) frente al muy numeroso colectivo que calla o no responde, no hay manera de hacerles ver que su lenguaje, sus afirmaciones y sus sobradas cantinelas no responden a lo que la sociedad estima por conveniente. Hay que tener descaro o inconsciencia para decir que ‘todos nos preguntamos anonadados’ cómo es posible que Cabo Cope siga adelante. Quizá alguien debería mirarse el ombligo y ver cuántos y quienes son los que están anonadados. Sin vuelta de hoja, la respuesta está en los resultados electorales y de ellos se desprende que los anonadados no son casi nada. Nada, pues, de multitud de ciudadanos indignados por las admoniciones de estos ecologistas de salón, teóricos de la ideología radical y depredadores de toda iniciativa que no sea la Alternativa CERO, la de no hacer nada. Es curioso que en todos y cada uno de los manifiestos citan hábitats, paisajes, especies etc.., pero olvidan al hombre. Siempre, por demás, acusan al resto del mundo de ser ignorantes de no ser capaces de aprender nada, de estancarse en corrupciones y errores técnicos, lo cual no puede responder a nada que no sea su santa percepción de lo que es su propio mundo, su talibán modo de establecer sus principios, iluminados principios. Den cuenta de su programa a los cinco millones y medio de parados, vayan ustedes con el cuento de la barbaridad de una marina seca y diez zonas comerciales y háganles socios de sus propuestas. No les auguro éxito. Lo primero es el hombre, satisfecho en lo posible lo cual, hablaremos de biotopos con sus biocenosis animal y vegetal.

Qué demoledor discurso el de titulares y suplentes, qué disparate de adjetivos hacia todos, qué inmensa dosis de adjetivos descalificadores, qué intransigencia con todo, qué gran canto a que todo es corrupción generalizada, qué voces tan poco sugerentes más allá del radicalismo iluminado. En fin que lo cierto es que el mundo estaría mejor sin ellos porque aunque su ‘rollito’ se acabe, todos los ignorantes, desautorizados politicastros, técnicos equivocados y supuestos torticeros y corruptos, todos ellos, practican lo que pueden de acuerdo con la democrática normativa ambiental que establece los límites tolerables de cualesquiera proyectos. Dispongan, entonces (titulares y suplentes) a esa multitud de ciudadanos que claman por que se proteja (al modo exclusivo de ustedes) Cabo Cope para que conformen una mayoría suficiente que en próximas elecciones les den mayoría para que puedan poner en práctica sus radicales propuestas.

Ahora, ustedes son no más de cuatro y nosotros –el resto del mundo-, los que nos empeñamos en luchar contra la pobreza, ciento por cada uno de ustedes. Y, por demás, sin dejar de amar a la Ecología, porque nos conmueve. Que es lo que corresponde. Y solo faltaría que las voces más autorizadas de la cultura y la ciencia fueran ustedes. Y un pijo.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Teniendo razón en casi todo lo que dice, creo que no está el país como para cargar las tintas contra los ecologistas. Parece como si el árbol no le dejara ver el bosque. La marcha minera sobre Madrid, el despido de 300.000 funcionarios interinos, el secuestro de la paga extra de diciembre para los empleados públicos, el desastre de BANKIA, Subidas del recibo de la luz (dos veces) y el gas, eminente subida del IVA, el precio de los albaricoques para la conserva (18 céntimos, la retirada de las subvenciones a la energía solar, la desaparición del BONO LIBRO para los alumnos de la ESO, así como infinidad de lineas de transporte escolar,... Si en siete años el Sr. Zapatero fusiló a España, el Sr. Rajoy le está dando el tiro de gracia en siete meses.

Juan Guillamon dijo...

Es cierto, y hoy es un día negro, precisamente hoy, 11 de julio. Dicen los sesudos economístas y los políticos de la UE a la que pertenecemos que NO ES POSIBLE SEGUIR CON EL DÉFICIT ACTUAL. Este déficit, crónico desde hace 5 años es obligado reducirlo. De manera tolerante hemos de admitir que lo que se encontró el PP hace siete meses no era, desde luego, una ganga. En contra del propio PP sí debemos decir que en siete meses no ha resuelto el problema pero, ¿alguien en su sano juicio puede pensar que una deuda soberana de casi 700.000 millones de euros (y algo más de 35.000 millones de intereses al año) se puede resolver en siete meses y sin tocar el bolsillo de nadie?
Al tiempo, el ecologismo ciertamente radical, propone pertinazmente su recurrente Alternativa Cero: nada de proyectos urbanisticos en una región como la nuestra que debe cuidar del Turismo y de los Servicios. La energía nuclear es inadmisible. Por demás, el carbón como fuente energética es rechazada por su alto poder contaminante etc..
Creo que la situación no está para bromas, no está para aprovechar la menor oportunidad para fijarse en las urnas. Corresponde unir esfuerzos solidarios para,entre todos,poder salir de la situación más escandalosamente peligrosa en la que España se ha encontrado tras la Guerra del 36.
No estamos para bromas ni los ecologistas, ni los socialistas, populares, equos, verdes y demás patuleas.
Si me pregunta ¿Está usted de broma, Sr. Guillamón? Le respondo que NO.
gRACIAS POR SU COMENTARIO.

Anónimo dijo...

Buenos días.

Desde el año 1995 ustedes gobiernan en Murcia y supongo yo que ya han tenido tiempo para desarrollar su programa y hacer de la región una zona próspera pero que sorpresa cuando en la prensa de hoy vemos que nuestra amada región supera la media nacional en Índice de Miseria http://www.laopiniondemurcia.es/comunidad/2012/07/12/murcia-supera-media-nacional-indice-miseria/415202.html y se encuentra además a la cola en los principales indicadores socioeconómicos…… ¿Es culpa de los ecologistas?

Pretende utilizar el argumento del paro para justificar este proyecto, porque claro, es un apuesta segura ya que cuando se instala una zona comercial esta funciona y genera empleo inexorablemente, le vuelvo a dar un ejemplo de hoy para demostrar que no por crear unas instalaciones estas van a ser un polo de crecimiento económico http://www.laverdad.es/murcia/v/20120712/comarcas/cines-vega-plaza-entran-20120712.html o acuérdese del centro comercial El Tiro en que situación se encuentra o de los numerosos resorts bandera del turismo residencial que tanto les gustaba en su momento y que ahora parecen poblados fantasma en su mayoría. ¿Estos son los ejemplos tan halagüeños que nos incitan a construir en una zona con unos valores ambientales RECONOCIDOS por la Unión Europea?

No me cabe duda de que hay que priorizar el bien del hombre como usted lo llama, pero ya que vamos a priorizar a nuestra especie por delante de la naturaleza, por lo menos hagamos algo que sea bueno para la sociedad en su conjunto y no sólo para algunos hombres, porque por mucho que no lo quiera admitir, el mayor beneficio de un complejo así es para quien lo construye y sólo genera empleo en cantidad en la fase de construcción.

En definitiva, no comparto para nada su posición. Según usted los ecologistas son la nada, la alternativa 0 y por el contrario ustedes, ¿son la solución?, utilizan el argumento del empleo como dogma de fe y ¿tenemos que creerles que este modelo que ha fracasado ahora va a servir?

alberto dijo...

Vivimos en un país donde la ignorancia nos pasa una factura importante.

Los políticos hacen lo que les da la gana con desprecio a cualquier legislación o criterio técnico o científico.

Es más, si es necesario hacen leyes autonómicas o locales que les ayuden a disfrazar sus actuaciones. En una política de hechos consumados ejecutan proyectos inviables desde cualquier punto de vista social, ambiental o económico a cuenta de la caja común y luego nos recortan para poder acceder a rescates que tapen los agujeros que dejan en la contabilidad pública.

Hace falta decirlo más y más alto, a ver si de una vez nos enteramos que nuestros derechos agonizan en cuentas secretas en paraísos fiscales.

Sí, la opción cero es una opción, la de no enterrar el dinero público en la cuenta corriente de los corruptos de turno, conservando, de paso, la potencialidad de un medio que tiene valor en sí mismo.

Juan Guillamón Álvarez dijo...

Querido amigo Alberto, veamos por partes su expresivo, y muy común, comentario. En primer lugar debería usted considerar la circunstancia de que no todos los que no amamos sus formas de entender la Naturaleza y su protagonista principal, el Hombre, somos unos ignorantes. En todo caso. no nos ponemos de rodillas ante sus estrictas admoniciones. Además, en mi caso, nada tengo de tonto y sí de suficientemente leído e informado.
En segundo lugar, yerra con rotundidad al afirmar que los políticos desprecian la legislación y los criterios técnicos. Habrá alguno, supongo, pero no es mi caso pues ante cualquier propuesta política me suscribo a la necesaria consideración técnico-científica que, en su caso corresponda. No me ‘construya’ a su interés. No soy como a usted le interesa.
Ni me dedico a tapar agujeros, ni apoyo proyectos inviables desde cualesquiera punto de vista, social, económico, ambiental, técnico…En todo caso, sí puede decirse que, por lo general, discrepo con señores como usted. Eso sí, con el debido respeto.
Lleve, por descontado, su cuido en relación a sus alusiones a los paraísos fiscales. Podría ser que hubiera casos en que tal cuestión fuera relevante pero generalizar de la forma en que usted lo hace me lleva, con rotundidad, a valorar sus criterios de forma panfletaria. Esto es así, para usted que presume de estudioso, considerado, adalid de la Defensa de la Naturaleza y martirio de quienes nos alejamos, cada vez más, de sus inoperantes –al fin y al cabo- propuestas. Por eso, permítame llamarle ‘proyecto de estúpido’, caso de seguir terne en mezclarme con paraísos fiscales, corruptos y hacedor de agujeros. Tome nota, pues: estúpido.
Termino. Siempre, los lugares comunes con los que ustedes se postulan como los ‘más buenos del mundo’ tienen dos características:
Una. La falta de empacho para aplicar la teoría general en los espacios reducidos que se pretende defender. Y créame, no es lo mismo Dublín que Sevilla. Allá, llueve; en Sevilla, hay plaza de toros. Si fueran capaces de hacer homogéneas todas sus fórmulas en igualdad de dimensiones, la cosa sería más de respetar.
Y, dos, la carga subjetiva de desprecio y descalificaciones, los juicios de valor, la prepotencia, la inmensa seguridad son elementos recurrentes en toda exposición de carga ecologista radical.
Es usted, Alberto, un intransigente que en lugar de practicar y respetar una ciencia, lo que hace es convertirla en una hueca religión y, así, nunca llegaremos a entendernos.
Gracias por su comentario.

Loquehay dijo...

Sr. Guillamón, no existe mayor acraditación de los argumentos que hacer lectura de los acontencimientos vividos a escala regional en los últimos 17 años.

Allá por el 1995, vivimos una avalancha de entusiasta economía con el dearrollo como bandera, con fabulosos y parcheados Planes Estratégicos según los criterios de la ejecutiva regional de su partido (PP).

Personajes públicos como usted, que han saltado de sillón en sillón digitalmente por servicios al partido básicamente. Su discurso está totalmente desfasado y demuestran su inexistente vocación pública cuando no reconocen la más mínima responsabilidad en la situación de crisis que vivimos. En el mejor de los casos han sido ustedes ineficaces gestores, cuando no corruptos directamente.

La realidad de esa política se evidenciado por sí sóla, como ha dicho Merkel en repetidas ocasiones, que la califica como "las malas políticas españolas del desarrollo bajo la burbuja inmobiliaria".

Juan Guillamón Álvarez dijo...

Disculpe mi tono, sr Loquesea quien quiera que usted sea lo que hubiere o haya sido, pero si yo he desempeñado cargos públicos a lo largo de mi trayectoria vital, no ha sido –como usted presume maliciosamente- por prestar servicios al partido (qué partido?) pues la realidad constata que ha sido por mi interés en dar servicios a la Sociedad con el fin de cumplimentar mis criterios e inquietudes. Lo sé mejor que usted, gran y solemne equivocado. Lamento, por demás, tener que decirle que no admito que usted me señale como corrupto pues de la misma manera que yo no le emplazo a que usted justifique que su señor padre no lo es, lo elegante sería que usted procediera de igual forma. Sería lo más justo.
Mírese el ombligo y compruebe que su discurso bien podría recogerse en cualquier columna de periódico mediocre editado en los años setenta, cuando la aportación de cierto radicalismo ecológico resultó ser muy fructífero para nuestra arcaica sociedad. Ahora, las cosas son diferentes. Por eso, el desfasado es usted y no yo. Mi discurso es correcto, respetuoso con quien es posible dialogar y muy crítico con el de los que como usted piensan.
Jamás vi defender la ciencia al modo en que ustedes lo hacen; siempre ‘confeccionando’ a su medida la condición de sus contrarios, si bien conmigo no hay engaño pues no tengo nada de estúpido como para no apercibirme de tal detalle. Pero volviendo a lo mío, las empíricas descalificaciones, los desprecios, los falsos y recurrentes lugares comunes que usted aprecia no es desde luego un método científico. Por el contrario, es todo un escapulario en donde se manifiesta una falsa religión, devenida de lo que es, sin duda, una muy estabilizada ciencia: La Ecología. Y, si no, tome nota del nivel científico que se desprende de estas calificaciones recogidas del punto de vista de uno de quienes como usted me intenta, sin éxito, denigrar:
…..la agresividad del sistema capitalista, el sometimiento y la humillación de los gobiernos democráticos a intereses sectarios, la ignominia contra hombres/mujeres y a la propia Naturaleza, el rumbo necrófilo del capitalismo reinante, la inmensa capacidad de secreto, manipulación y mentiras, el irresponsable descaro empresarial, el aciago mito de nuestro tiempo.
Y, también más reciente, esto:
politicuchos y politicastros, torticeros y tramposos
En fin:
lobby, grupo inmoral
Si esto es Ciencia, usted es el Rey del Mambo, y la Ecología, su escabel.

Suplente dijo...

Ja, ja, ja... Ladran, luego cabalgamos... ¿No tiene otros argumentos a mano, más que intentar desacreditar al mensajero, y no su mensaje? No, si yo lo entiendo... ese, amigo mío, es más difícil de contrarrestar... Hace tiempo que Juan Guillamón perdió el norte, pero esto ya es de risa. Siga, siga Vd. así, que Vd. se desacredita solito, y de paso a su ideología de medio pelo. ¡¡Y un pijo pa ti!! Ja, ja, ja, ja...

Juan Guillamón Álvarez dijo...

Vaya, a ver si lo entiendo, yo qué hago? defenderme de insultos científicos o, por el contrario, atacar sin más al noble conjunto de los ecologistas cuyas razones son siempre tan desinteresadas?

Anónimo dijo...

Sr. Guillamón. Pierde usted las formas con mucha facilidad para pretender dar la imagen de un caballero tecnócrata con vocación pública. Medite la críticas como hombre público remunerado que es, y bocee su rabia en los partidos de fútbol a los que asiste asiduamente. El anónimo que escribe denota mucha menos radicalidad de la que usted atribuye a los antisistema-ecologistas, lo que en otras partes del mundo civilizado se consideran "ciudadanos críticos".
Por cierto, con su visión neoliberal de la economía no consiguen que la prima de riesgo continue lanzada, ¿no será que los mercados internacionales no confían en los gestores públicos actuales, por las mismas reglas que usted idolatra?

Juan Guillamón Álvarez dijo...

Pierde usted las formas, qué lugar común tan sumamente simple....

No, nada, en absoluto, yo no pierdo las formas y esto resulta ridículo para mí. Que sea usted, uno de mis más asiduos anónimos, quien esto suscriba; usted, precisamente, que inunda de insultos y adjetivos descalificativos todo aquello que critica. Repase sus modos, sus maneras y vea lo torpe que resulta su estúpido comentario hacia mí. Me gusta el fútbol y no puedo creer que usted haya caído en la idiotez de pensar que esto me descalifica. Y tome buena nota de esto, previa y obligatoria consulta de su parte: mi actividad política no tiene asignado sueldo alguno. Soy, por demás, un aprendiz de tecnócrata y, desde luego, a mi condición de liberal deberá usted quitarle ese despectivo prefijo de ‘neo’; quizá, por mi edad, lo adecuado sería sustituirlo por este otro más adecuado: ‘paleo’.
Permítame que insista en la sorpresa (alucinación profunda) que me afecta al oír de usted, precisamente usted, que soy un radical. Mire, le voy a recoger en un par de folios los adjetivos, desprecios, insultos que dedican los que como usted se creen el rey del mambo cuando escriben para defender su ecologismo, y no siempre su Ecología..
Recíclese y tenga un poco de respeto a quienes estamos ya un poco hartos de sus desfasadas cantinelas, que ayer fueron luz y hoy son humo.
Y, para finalizar, le voy a hacer a su medida una defensa científica de algún asunto, expresado en su estilo. Póngase frente a él y medite quién se pierde más y peor en sus críticas.
(Pues vaya una pérdida de tiempo en la que me he metido)

Juan Guillamón Álvarez dijo...

Disculpe, se me pasó. De verdad cree usted que el Mercado, perverso y egoísta y con sus tiburones, va a confiar en que ustedes los teórico-radicales ecologistas pueden solucionar sus desmedidas apetencias económicas? Piense y medite, antes de escribir pues, de lo contrario, lo suyo puede convertirse en un mero voceo parecido al boceo futbolístico esgrimido, sin malicia (¡), por usted y dirigido a mí.

alberto dijo...

Gracias por el insulto fácil y gratuito, eso sí, con el debido respeto hacia este proyecto de estúpido.

No es mi problema si se da por aludido cuando escribo "Vivimos en un país donde la ignorancia nos pasa una factura importante." Yo no le estaba insultando, es más no me refería a usted en ninguna parte del comentario, del mismo modo en que no escribo nada en relación a la naturaleza. Pero se ha retratado.

Si es usted tan leido e informado, supongo que entenderá lo que dicen los informes del Defensor del Pueblo sobre la alternativa cero. Quizá la institución del Defensor del Pueblo también se le antoje una suerte de perroflauta, ecologeta e iletrado, digno del desprecio con el que trata a cualquiera que no le ría la gracia. Pero es de ese documento tan panfletario de donde saco la idea del desprecio a la realidad técnica, científica y jurídica que profesan los gesstores de la cosa pública (políticos a fin de cuentas) del país en lo que a evaluación de impacto ambiental se refiere.

En cuanto a los paraisos fiscales me dirá usted donde esta el dinero que falta para pagar las nóminas de los funcionarios, la educación y la sanidad pública...

Disfrazarse de mártir del ecologismo no le hace ningún favor, pero en sus palabras deja claro quien es el estúpido y el intransigente, a la par que egocéntrico.

Por último, si mi comentario es tan común piense que quizá el que va en sentido contrario es usted y no los otros.

Un placer y hasta más leer.

Anónimo dijo...

Ya se ha visto la cantidad de empleo, la riqueza generada y el éxito absoluto de Polaris World.

Vergüenza debería darle (pero ya sabemos que vergüenza poca) defender un proyecto como Cabo Cope que busca enladrillar la costa y destruir un enclave declarado LIC y Parque Natural.

Destruir el patrimonio natural de todos para el enriquecimiento de unos pocos. Y estos pocos ya se han cargado 2 cajas de ahorros: BanCaja y CajaMurcia.

15 años de Gobierno del PP en Murcia y la herencia recibida es una burbuja inmobiliaria que ha arruinado la región y campos de golf y urbanizaciones en todo el territorio.

Muy buena gestión. Espero que estéis orgullosos.


Y la culpa es de los murcianos, por votaros.

Juan Guillamón Álvarez dijo...

Esto de los blogs tienen un par de características a valorar. Una, que- por lo general- los Srs. Anónimos brillan y campan por sus respetos con suma naturalidad. Y, otra, que -por fortuna- todo queda escrito y reseñado con tal que el autor (y éste es el caso) admita todo comentario, sin discriminación alguna. De tal modo que es posible comprobar, en su caso, quién insulta y quién no lo hace. Basta pues realizar una sencilla comprobación en el sentido indicado para ver que no soy yo precisamente el que insulta sino aquél que me acusa de ello. Me limito a responder y esto produce irritación que admito y considero pero de ahí a calificarme con tanta dureza hay un trecho intransitable. En fin, no solo no quiero insultar sino que me siento feliz de no hacerlo. Por eso no creo que merezca la calificación de no 'tener vergüenza' porque no lo veo ajustado a la realidad por muy intenso que sea la irritación a quienes denuesto.
Srs. Científicos, bueno sería variar el rumbo de sus puntos de vista para que, alejándose de lugares comunes intensamente políticos, predicaran de la forma más adecuada a lo que científicamente ha de considerarse académico.
Esto de los blogs disfruta de un par de características. Una, que -por lo general- los Srs. Anónimos brillan con luz propia.y dos, que todo queda escrito y visible, con tal de que el autor del mismo admita todos los comentarios, sin distinción.
Así es posible, en este blog, comprobar quien insulta y quien no lo hace. En particular, la observación de cuestiones científicas (pretendidamente científicas

Suplente dijo...

Sres. Anónimos, D. Alberto, Loquehay... No insistáis, es inútil, ¿no véis que Juan Guillamón se ha convertido en una caricatura de sí mismo? Ay de aquél que, tildando a todo el que le lleva la contraria de estúpido, radical y anti-cientifico, y considerándose a sí mismo sin rubor como persona culta, leída, razonable y no-tonta o no-estúpida (en esa curiosa negación del pecado), y que se queja sin cuento de ser despreciado e insultado, no se da cuenta de que, a fin de cuentas, el único estúpido egocéntrico y radical que insulta, desprecia y maldice sin parar es él mismo. No hay peor estúpido que el que no sabe que lo es, y además presume de intelectual, qué pena... Dejémoslo pues, cual loco en su locura, y no malgastemos neuronas y energía en intentar debatir con este hooligan del (neo)liberalismo desbocado. ¿Juan Guillamón, un intelectual? Y un pijo. El problema es que cobra un sueldo público como diputado para tamañas mamarrachadas. Como digo, una verdadera pena...

Juan Guillamón Álvarez dijo...

Se te nota indignado, sr. Anónimo y suplente, con seguridad por méritos propios, a lo largo y estrecho de unas cinco líneas impregnadas de odio, de insultos e inexactitudes. Deberías hacértelo mirar (¡por Dios!) pues ese impulso, excitado, por el que me asignas ser autor de insultos (¡¡) no se compadece con la realidad: eres tú, y demás titulares y suplentes, quienes me llenan de insultos. Yo no lo hago. Me opongo a vuestras falsas y desorbitadas afirmaciones revestidas de cientifismo. Estáis, comprende, desubicados. No encontraréis en mí a ese deseado enemigo que denuesta, porque sí, cualquier argumento ecológico. Yo no soy ése, entiéndelo de una vez. Me explico (por cierto, estoy aburrido de este debate estúpido, y de todos vosotros): si ustedes, los radicales e intelectuales ecologistas, tuvierais la deferencia de dar un sustancial cambio en las coordenadas teóricas en las que os movéis, quizá tuviéramos un punto de encuentro, éste: la DIA. Solo así podría dar pábulo a determinadas apreciaciones. La DIA es obligatoria para discernir, lo contrario, la prolepsis tácita con la que censuráis todo, absolutamente todo, no es ni método científico ni manera de dirigirse a mí.
Mírate el ombligo (estúpido egocéntrico y radical que insulta, desprecia y maldice sin parar.., me dices, me cuentas) y mira, con el sosiego del que careces (pídemelo prestado que gustoso lo prestaré) lo cardinal de los insultos y descalificaciones que me habéis adjudicado. Y verás. Al tiempo, observa mi delicadeza al descalificar vuestros criterios totalitarios, criterios envalentonados que carecen de justificación científica alguna desamparadas por la negación de admitir un debate en las coordenadas normativas adecuadas (DIA) y posteriores. Como la paloma de Alberti, te equivocas. Y es lástima para mí, pues siempre presumí de tener rivales cuya animosidad hacia mí y mis criterios me dieron categoría. Y, no tú, suplente de suplentes que no pasas de ser un enemigo sin sustancia, lleno de indignación, tanta que te convierte en un ridículo enemigo a quien por sus argumentos desprecio.
En fin, te vas a Cartagena, entras en la Asamblea Regional, pides la lista de los diputados con sueldo y verás con sorpresa que yo no estoy en tal lista. Perdona pero como en boca cerrada no entran moscas, en la tuya, por bocazas, están todas. Y así te va.
Recuerda, no soy nada de tonto; por tanto, tu post, tan lleno de juicios de valor, vacuos e inexactos, me hacen pensar de ti que eres…(perdona pero los insultos los dejo para ti; lo mio son argumentos). Pues esto es lo que hay, Sr. Aberto, Anónimos varios, Titulares, Suplentes Y Don Loquehay.

GUILLACRÓSTICO 41

41 CHISPAZOS  ESTIBA. - Lo de la pasada semana en el Congreso, con lo de los estibadores, resulta impresionante. Con todo, lo más grand...