sábado, mayo 14, 2011

CONECTADOS CON EL FUTURO


         Supongo que cobraría lo suyo el autor del libro en donde leí que el desarrollo de una región tiene mucho que ver con la Tecnología, la Educación y las Infraestructuras. En ello estamos. Dijo en su día el muy destacado y eficaz ministro Borrel (hoy convertido en oscuro icono de la contradicción) que el nivel de inversión adecuado en materia de infraestructuras debería estar en torno al 5% del PIB. Por mor de una serie de desgracias sobrevenidas y que el Gobierno Central o negó o ignoró (embuste ó incapacidad) la situación de la España plural y autonómica –hoy, conocida como la España muy, demasiado, plural- arrastra déficits y deudas de carácter tan generalizado como que ni una sola de sus 17 componentes se ha visto librada de un heroico sometimiento moral y obligado hacia el mantenimiento de la sociedad del bienestar. Los hospitales, colegios y demás elementos sociales han hecho que los fondos que precisan la construcción de infraestructuras de transporte estén lamentablemente recortados. Aún así, pese a que la región ha sido arrastrada miserablemente hacia los límites infranqueables de los déficits presupuestarios y pese a que la cancelación de la deuda adquirida resulta prioritario, el esfuerzo basado en la eficacia como valor supremo de la Derecha -y que atesora el Partido Popular- ofrece medidas de indiscutible valor para mantener el mínimo necesario de la inversión pública que la Región necesita. En primer lugar, saldar cuentas con nuestras empresas constructoras; después, y sin dilación alguna, hacer realidad el nuevo puerto de El Gorguel; completar y cerrar el circuito de autovías y, en fin, culminar las obras del nuevo aeropuerto regional en Corvera (y a la mayor gloria del insigne murciano Juan de la Cierva).
         En una situación tan lamentable como en la que se encuentra España podemos, al menos, afirmar que nuestra región no es precisamente la ‘mala’ de la película pues resulta que, en términos absolutos, la deuda per cápita  contraída por el Gobierno regional es la más baja del territorio español (1.400 €) y el gasto por habitante, ¡el más bajo de España! (8.500 € frente a la media nacional, 9.599€). Qué bien vendría a la Región que el PSRM convenciera al Gobierno Central para que resuelva el problema financiero de la no actualización de la población y elimine pequeños flecos para disponer con lo previsto en el Fondo de Competividad. Tal convencimiento sería muy de agradecer por los murcianos pues la política de poner trabas a la labor del Gobierno Regional es de tanta estupidez electoral como aquélla de exigir la ejecución del PHN a Aznar (Valencia, 2002) y luego pedir la anulación del Trasvase del Ebro (2004). Y, como colofón necesario, recordaré la improcedencia de tratar a la Ecología como arma ideológica y no como ciencia académica. Vaya, como ejemplo, la actitud beligerante ante asuntos tan necesarios como El Gorguel pues, además de despreciar con carácter previo la Normativa Ambiental, resulta intolerable convertir las prescripciones ambientales en cláusulas descalificantes en lugar de condiciones de obligado cumplimiento.
         Y, ¿qué tal si le damos un empujón al asunto del AVE a fin de no perder otros diez años en diletantes consideraciones? Esto estaría bien pero recordemos: Los recortes en las infraestructuras, a corto plazo, son fatales para la financiación de las cosas del Estado, pues resulta que por cada euro de inversión, el Estado recuperaría 55 céntimos (IVA, IRPF, mayor consumo, impuestos varios etc..).
La verdad, mayo, 2011

No hay comentarios:

GUILLACRÓSTICO 40

CHISPAZOS 40 MORATORIA. - La semana pasada se aprobó, con los votos de los tres grupos de la oposición (como en tantas otras veces) la ...