viernes, mayo 27, 2011

ALGO ACERCA DE LA SABIDURÍA POPULAR


        La verdad es que sí, donde deberían estar los sueños de los jóvenes es dentro de las urnas. Y los de los parados. Los de todos. Comprendo, desde mi posición de ciudadano -y de político reciclado- a todo el conjunto de ‘indignados’ que han tomado las plazas y jardines de España como fortín político de sus justificadas demandas. No hay derecho a soportar, a estas alturas de la democracia, casi cinco millones de parados y uno de cada dos menores de 30 años perdidos en esa maraña injusta del desempleo. Ha sido este caso, el de los indignados, una viva representación de lo que es lógico y al tiempo ilegal. Ilegal porque la normativa electoral impide manifestaciones políticas durante el mal llamado día de reflexión, y lógico porque, ¿no clama al cielo semejante panorama de ineptitud política de los actuales gobernadores de la plural España? Estamos, sin duda, ante el paradigma oximorónico de la ‘ilegalidad lógica’.
        Ciertamente, estas cuestiones relativas al estado de la ciudadanía deberían estas enmarcadas en las prescripciones que marca la Democracia, la actual, como la española, que en todo caso constituye una verdadera ‘democracia real’. Las recientes elecciones, si bien de carácter local, han estado marcadas –diría que, aun, determinadas- por la componente global y nacional. Y no debe resultar esto una sorpresa ya que tal situación ha sido lugar común electoral, al menos desde 1995. En ese año, la elección de alcaldes, concejales y diputados estuvo condicionada por elementos nacionales tales como el prodigioso caso del delincuente Director General de la Guardia Civil, Roldán (hoy, creo que en libertad). A lo largo de las siguientes elecciones, esta nota, digamos nacional, ha venido dándose sistemáticamente. Incluso podría evidenciarse una correlación discreta entre los resultados habidos a nivel local y los posteriores, ya de rango estatal.
        Es cierto, pues, que la crisis que aherroja a España ha influido en el cómputo de este plebiscito territorial, pero no sería correcto no matizar tal cuestión: el pueblo español no está precisamente contra la crisis, lo está contra la gestión, la pésima gestión de la misma habida por parte del gobierno Zapatero. Y es que todo tiene que ver; la Deuda, el Déficit, ahogan no solo a España como nación sino que, también, a todas y cada una de las regiones que conforman esta singular España, tan plural. Y en este escenario, nuestra Región es como el tuerto en este triste país de ciegos. El gobierno murciano es quien atesora el menor gasto (1.200 €) y la menor deuda (1.400€) por habitante de todos los gobiernos autónomos. Tiene que ver, esta tangible realidad, con la estupidez y/o maldad de los candidatos socialistas que han tenido en el pintoresco vocablo ‘despilfarro’ (pronúnciese ‘deppifarro’) casi todo su argumento electoral, haciendo bueno la eficaz frase evangélica aquella de ‘la viga en el ojo propio y la paja en el ajeno’ pues si el gobierno murciano imputa una deuda a cada murciano de 1.200€, el gobierno de Zapatero ¡11.000€! Y qué decir acerca del despropósito de tachar al presidente Valcárcel de mentiroso, incompetente etc.. por parte del secretario general del PSOE, Saura, con el resultado grotesco de ver algo así como al más tonto de la clase mofándose del alumno más adelantado. Es de desear que esta vergüenza ajena con la que vislumbro el negro panorama  del PSOE haga mella en sus actuales dirigentes para que el rumbo socialista deseable (para la Región, para sus ciudadanos, a quienes apetecerían una sensata oposición) no se encuentre tan miserablemente perdido como ahora lo está.
        En fin, que además de todo lo estimado anteriormente en medio de un juicio de valor, acaso no muy imparcial, los murcianos han optado por el Orden y la Eficacia que el PP dispone entre sus atributos, pues esto es lo que hace falta, ahora en Murcia y, después, en Madrid para salir de una situación perversa cuyos culpables tienen nombre, apellidos y un muy determinado color político (rojo, por más señas). Y, a todo esto, resulta inadmisible que los perdedores acudan a argumentaciones tan ridículas como la de establecer una inverosímil comparación entre los resultados habidos el domingo y los logrados por Berlusconi y Jesús Gil (siempre sería mejor comprender que rechazar). También, es de resaltar que faisanes, eres, gúrteles y otras historias de prefabricada intención política no han influido en la preferencias electorales de los ciudadanos. Entre otras cosas porque el electorado bien sabe que la corrupción no depende de la posición ideológica de cada quien y sí de la distancia a la que se encuentre la ‘caja’. Lo sabe bien. Lo sabe, por lo menos, desde que Alfonso Guerra dispuso, para las gestiones de su hermano y sus asuntos, de un espacioso despacho en la misma sede de la Delegación del Gobierno en Sevilla, ciudad que, por cierto, ya tiene (¡por fin!) un color especial. Además, recuérdese a ese producto de la sabiduría popular que nos apunta que ‘un grano no hace granero’. Y, en fin, aquello que dispuso con gran autoridad el gran socialista que fue, Alfonso Guerra: ‘El pueblo siempre tiene razón’, y si bien tal afirmación no debe considerarse una auténtica tautología, al menos quienes comparten ideario con él, que se apliquen el cuento.
La verdad, mayo, 2011

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Manipula que algo queda. Los de Democracia Real no protestan contra Zapatero, lo hacen contra un sistema capitalista que en los últimos años nos está mostrando su peor cara. Y si los que se manifiestan en La Glorieta lo hacen contra Zapatero, por qué su compañero y amigo Francisco Giménez, Director General de Cultura, les ha insultado en su artículo "LOS NENICOS" en donde por tres veces los llama "nazis", “nazis de manual”, "nazis de cojones".

Juan Guillamón Álvarez dijo...

Vamos a ver, las circunstancias de la Manifestación en función de las inmediatas Elecciones, pasando por encima de la prohibición de ‘hacer política’ el día de Reflexión, no es precisamente ‘Democracia Real’. Para que haya ‘Democracia Real’ lo primero que hay que hacer es respetar sus normas. Así es que, de entrada (y sin discusión), tal Manifestación en lugar de decir que el Gobierno Zapatero ha sido malo (en especial para la juventud, uno de cada dos menores de 30 años están en Paro) dicen que TODOS somos malos. Sin entrar en profundidades mayores respecto a la bondad de tal precisión (que desde luego yo admito, no sin reservas), esto beneficia al PSOE, por aquello de que ‘en río revuelto…’. En realidad todos o casi todos (echemos una mirada al mundo mundial) estamos por el sistema capitalista ya que, por sucesivos descartes ideológicos, es el menos malo. En efecto, la teoría de que para repartir riqueza, primero hay que crearla, no ofrece dudas.
Francisco Giménez ha pedido disculpas por su exagerada interpretación acerca de la ‘Democracia Real’. Es cierto, se le fue la boca.
No sé si darme por aludido en cuanto, sr. Anónimo, habla de manipulación. No se confunda, no me irrite en tal cuestión. Precisamente mi estilo es todo lo contrario y, es más, tengo por convencimiento de que es desde la izquierda frustrada (léase PSOE) donde se muestra algo más que entrenamiento.
La cuestión de fondo, sin embargo, me conmueve. El Desempleo actual es impresentable, esto es, absolutamente anticonstitucional. Hay que pelear duro contra él. Mejor, mucho mejor, de cómo lo ha hecho Zapatero, muy mal gobernante y ejemplo estúpido de lo que es ser manejado por los hilos de la marioneta manejada por Alfredo.
Si nuestra sociedad, delicada sociedad, está sometida a las leyes del Mercado, dejemos manejar sus hilos a quienes de vedad saben manejarlos. De lo contrario, hagan ustedes una revolución, permanente, como la de Troski, o prueben con la guerra callejera haciendo gala de Democracia Real.
En fin, la solución de España, debe venir, ahora, desde el PP, por eso yo me he apuntado a sus filas porque en economía, en eficacia y orden, lo que hoy se lleva es ser popular.
Notita breve: Manipulación es, desde luego, el manejo estúpido de 'deppifaro' y copago.

GUILLACRÓSTICO 41

41 CHISPAZOS  ESTIBA. - Lo de la pasada semana en el Congreso, con lo de los estibadores, resulta impresionante. Con todo, lo más grand...