jueves, mayo 17, 2007

EL GRIS VERSUS BLANCO-NEGRO

Un intento, casi imposible, de centrar las cuestiones que interesan al hombre, y no necesariamente a los partidos, llevan a situarme en el baricentro del triángulo mágico de la sostenibilidad, cuyos vértices son: economía, bienestar y patrimonio natural. Vano intento, por cuanto éstos con los que ayer (¿30 años?) compartí criterios conservacionistas no dejan que me acerque. Ya no hay tantos 'malos´enfrentados a la Naturaleza, hay menos. No soy, desde luego, de los que radicalizan sus posturas (aunque son imprescindibles) sino de los que aceptan respuestas 'grises' enmedio del rígido blanco-negro con que se tiñen los debates de los modelos políticos. Ya me gustaría a mí, que los ecologistas me tuvieran en consideración, y no como elemento ideal para predicar sus argumentos, al tiempo que me convierten en uno más de los depredadores del territorio que aún pululan por aquí.
Por suerte, soy ingeniero de caminos. De acuerdo con ello, entiendo que la Naturaleza, en su configuración inicial, careció de caminos, canales y puertos. Entiendo la práctica de mi profesión como un intento de 'apropiación', digamos poética, de la propia Naturaleza para corregir aquellas iniciales carencias, al objeto de que la vida cotidiana del hombre no sea una tragedia. Nada más. Y ello es compatible con el mantenimiento de políticas eficientes en la Ordenación del Territorio, sin necesidad de acudir a la radicalidad de ese vértice del patrimonio cultural, tan invocado y venerado -totem sagrado- por sus defensores, quienes, desde luego, no son héroes sino una parte más del conjunto de 'agentes' que buscan soluciones para la gran cuestión: ´QUÉ TERRITORIO'.
Respecto a Marina de Cope, me vuelvo cartesiano: los bárbaros del Norte, huyen del frío. Es natural prestarle cobijo (igual que, en otro sentido, a los inmigrantes). Este es un movimiento imparable. La Región tiene 'clima', y esto es lo que podemos vender de una forma razonable (sostenible, dirían todos). Resulta sorprendente, con la que está cayendo, que el litoral de Murcia, tras el de Asturias, es el menos 'trabajado' de España. Algo de desarrollo, por tanto, debe admitirse. 0,14 m2/m2 es una edificabilidad que como poco está muy por debajo de los límites reglamentarios por los que se fija la 'edificabilidad baja'.
Algo de huella ecológica dejamos, siempre, en nuestras actuaciones. El hombre (y los animales) es por naturaleza depredador. Bueno sería que los conservacionistas hicieran gala de cierta flexibilidad y dejaran la política...para los políticos.
He incluido entre mis links, la página www.um.es/eubacteria/marinadecope.html de mis amigos bacterianos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ante todo, en nombre de la gente de la Oficina Verde gracias por incluir lo de la Marina de Cope.


Con respecto a lo de la entrada de los bárbaros del Norte, coincido, es imparable les gusta el Sol y el clima. Pero ¿no podrían hacerlo en lugares donde no perturben nuestro patrimonio natural? No es tan dificil sobre todo si caemos en la cuenta de lo poco protegido que hay en la Región.

El problema real es que hay un límite al crecimiento, "crecimiento en cantidad". ¿Por qué no podemos construir con la armonía y calidad de los paises Escandinavos? Casas, edificios, grandes infraestructuras, siempre integradas en el paisaje (siempre de postal).

Bueno en definitiva, servidor se queda con un mapa de la Región coloreado de blanco en los espacios naturales, y de gris en los nucleos de población allí donde se pueda construir, siempre que no haya riesgo geológico (esto daría para hablar y mucho en Murcia).

Saludos cordiales

Jose Pedro Marín

Felipe Coello dijo...

Lo prometido es deuda y como "blogger" te acabo de enlazar a mis links preferidos.
Como te comenté el pasado viernes yo también tengo mi blog, cosas que nos pasa a los que por una u otra razón, nos obligan a veces a estar en el paro.
Prometo que te leeré con atención.
Un fuerte abrazo. http://felipecoello.blogspot.com/

GUILLACRÓSTICO 40

CHISPAZOS 40 MORATORIA. - La semana pasada se aprobó, con los votos de los tres grupos de la oposición (como en tantas otras veces) la ...