miércoles, abril 18, 2007

VIDAL-ABARCA SE JUSTIFICA


LA TRIBUNA DE 'LA VERDAD' (17-04-07)
Inundaciones, presas y ordenación territorial
Mª ROSARIO VIDAL-ABARCA GUTIÉRREZ/
Seguramente si olvidáramos el mandato divino de «creced y dominad la Tierra» y lo cambiáramos por el de «creced y convivid con la Tierra», podríamos entender algo mejor lo de las inundaciones, las presas y la ordenación territorial. No puedo resistirme a comentar algunas de las cuestiones que plantea el Sr. Guillamón en su carta, parece ser, en contestación a la mía.El uso de los recursos naturales, entre ellos el agua, es consustancial con la vida misma ¿cómo no?. La posibilidad de obtener agua potable (no sólo la del bidé) debería ser un derecho de toda la población mundial, y evidentemente se requieren obras hidráulicas para ello ¿quién dice que no?. La cuestión es que entre este hecho y llegar a tener un río sin agua hay un buen trecho, y ahí es donde no nos ponemos de acuerdo. ¿Cuánta agua se puede extraer de un río sin alterar significativamente su capacidad para autodepurar, para mantener la vida acuática, para que cumpla, en definitiva, su función natural?. Esta es la cuestión y no volver a las cavernas que creo nadie lo desea ni lo predica, ni considerar a los ríos como corrientes intratables de agua.Mal ejemplo ha escogido el Sr. Guillamón comparando el Ebro con el Nilo. En realidad se parecen más de lo que usted se cree: ambos son ríos mediterráneos, lo cual no es solo un apellido sino que les proporciona una serie de características hidrológicas singulares y que comparten. Entre ellas la de que se inundan periódicamente (lo que varía es el grado de predecibilidad de estas inundaciones). Los dos ríos participan de la misma dinámica que hacen fértiles sus riberas, lo que varía en la anchura de las mismas, pero tan fértiles son unas como las otras. Pero además, ambos son ríos regulados, sí Sr. Guillamón, el río Nilo, tiene el privilegio de tener, (hasta que se construyó en el año 2002 la enorme presa de la Tres Gargantas en el Río Yangzi en China), la presa más grande del mundo: la de Asuan. Precisamente esta presa nos ha enseñando, en toda su dimensión lo bueno y lo malo de este tipo de actuaciones. Lo bueno fue que se lograron controlar las inundaciones periódicas del Nilo, pero como contrapartida inundó una gran extensión de tierras, en las cuales se situaban gran cantidad de templos y monumentos representantes de la cultura egipcia. La población desplazada por esta gran presa fue muy importante y las condiciones de sus reasentamientos no siempre las más adecuadas. Pero, sobretodo nos enseñó con datos reales, no con modelos predictivos, que la detracción masiva de caudales para regadío, impedía llegar el agua al mar acabando con el rico delta del Nilo. Tan solo diez años después de la inauguración de la presa en 1971, sólo quedaban 17 de las 47 especies de peces que vivían en el Nilo. No obstante, el impacto pesquero más dramático se produjo en el mar. Al año siguiente de cerrar las compuertas de la presa, las capturas de sardina y boquerón cayeron en el Mediterráneo Oriental entre el 80% y el 90%. Hoy día se sabe que estas especies, además de otras, alevinan en la desembocadura de los grandes ríos, aprovechando la riqueza en nutrientes continentales que aportan las crecidas fluviales en primavera, precisamente como la que acaba de ocurrir en el Ebro.La ordenación territorial implica conocer las consecuencias, pros y contras, de las actuaciones humanas y actuar en consecuencia, con perspectiva de futuro y responsabilidad con las generaciones futuras. Más que defendernos del medio ambiente, Sr. Guillamón, deberíamos aprender a conocerlo bien para consensuar los recursos y sus usos.Mª Rosario Vidal-Abarca Gutiérrez es catedrática de Ecología y miembro de la Fundación Nueva Cultura del Agua.

No hay comentarios:

Estado de los embalses 25-04-2017

Una verdadera carrera hacia el desastre hidrológico.