viernes, marzo 16, 2007

DIOS LOS CRÍA, PERO ELLOS NO SE JUNTAN



Puestos a elegir, ya que ahora parece muy sencillo que presidentes y ex presidentes acudan a esta periférica región que es la nuestra, preferiría -sin ningún género de dudas- que los que viniesen hubieran sido o bien Suárez, o bien González. Claro que el primero de ellos lo tendría muy difícil por su situación de deterioro físico. No es el caso del segundo, quien no tendría ninguna dificultad en expresar puntos de vista con la seguridad y el convencimiento con que lo hizo durante su etapa presidencial. Seguridad y convencimiento que probablemente no tenga cobertura aprobatoria respecto a la actuación de su sucesor Zapatero. El actual presidente, por fin, se ha dado una vuelta por aquí. Su presencia en modo alguno ha pasado desapercibida para el conjunto de los ciudadanos, si bien el motivo mayor de jolgorio ha recaído en simpatizantes del Partido Socialista. Al menos esto es lo que los medios informativos han recogido. Zapatero, en lo que haya hecho de bueno o malo, ha contado con la presencia de los distintos cargos de su partido y de los que ocupan puestos de responsabilidad en la Administración Central, dando así continuidad a lo que venimos observando (los ciudadanos del montón) desde hace algo así como tres años: que la presencia de los rivales políticos en actos organizados en mérito a la militancia debida es prácticamente nula. Me explicaré: si estamos en Ceutí veremos a su destacado alcalde, Manuel Hurtado, rodeado de gente afín: el gobernador civil, el jefe de la oposición regional, algún que otro alto cargo del gobierno socialista y así. Por el contrario, si el acontecimiento sucede en San Pedro del Pinatar, Pedro José Pérez, alcalde, se verá acompañado por diputados afines, altos cargos de su partido y del gobierno regional etc. Dios los cría, pero ellos no se juntan.

José María Aznar también nos ha visitado. El asunto del Agua ha sido la estrella de su discurso y, también, su presencia se ha visto arropada por gente muy suya, además del empresariado murciano, el cual -y por eso del Agua- se siente bastante identificado con las políticas que dimanan de su anterior gobierno. Y es normal. Aznar ha venido a recordarnos que su política hidráulica, con la inclusión del trasvase del Ebro, era la mejor para Murcia. Zapatero, por su parte, ha divagado diciendo nada sobre no sé qué cosas. Los presidentes vienen a Murcia (y supongo que a cualquier región española) cuando la oportunidad la pintan calva a efectos de lograr un gol electoral. Aquí en Murcia, la cuestión está clara: el Agua manda mucha romana sobre el conjunto de todos los ciudadanos y, de seguir las cosas tal y como están, el PP se aprovechará de ello para ganar las elecciones próximas. Exactamente igual que en Aragón el PSOE las ganará por el mismo motivo: El Agua. Mucha política y poco sentido común para contentar a eso: al común de los ciudadanos que quedamos en segunda línea; que nos trae al fresco que vengan uno o veinte presidentes, de uno u otro partido; de la izquierda, de la derecha... porque van a lo suyo (¿cómo debe ser?). La política hoy, con presidentes o sin ellos, es cuestión de guerra sin miramientos: si tú dices metro, yo que tranvía; y si tú estás por los trasvases, yo por la desalacion. Además, si tú te manifiestas contra la guerra del Irak, yo haré lo mismo cómo se te ocurra poner en la calle a de Juana; ¡ah! y como se te ocurra inculpar a alguien de mi partido me saco un dossier sobre ese alcalde que tiene un duplex sin licencia y que milita en el tuyo.

En efecto, no merece la pena que venga nadie, ni a vernos ni a mirarnos, aunque sean presidentes del gobierno, porque, tal y como están las cosas, aquí no hay gobierno que gobierne nada. Somos así, tenemos lo que nos merecemos.

Pero, que nadie lo dude, mi opinión responsable respecto las peleas de unos y otros en relación con la política hidráulica es que quienes defienden el programa AGUA como panacea de la crisis regional están muy equivocados, aunque utilicen razonamientos parciales verdaderos para soslayar el fondo de la cuestión. Y termino diciendo (como el anuncio): "yo no soy tonto". Pero, ¿es que hay alguien que lo es? Que vengan los presidentes y ex presidentes a Murcia, pero que resuelvan la cuestión.


marzo, 2006. Empresa y Finanzas.

No hay comentarios:

Estado de los embalses 25-04-2017

Una verdadera carrera hacia el desastre hidrológico.