jueves, febrero 22, 2007

PARQUES TECNOLÓGICOS. LO POLÍTICO Y LO CIENTÍFICO.





(Empresa y Finanzas, febrero 07)
Una reciente encuesta nos dice que, en España, algo más de la mitad de sus habitantes no considera la ciencia como algo significativo. Sin embargo, a principios del siglo pasado primaba por encima de todo la categoría política, sin duda porque el esfuerzo de los intelectuales del siglo XIX hizo de los españoles un conjunto consciente de su atraso cultural y científico. A lo largo del siglo XX se produce un tránsito paulatino en donde la ciencia va perdiendo protagonismo mientras que la política, a modo de ectoplasma, se hace cargo de la conciencia nacional, de modo que esa categoría científica ha sido suplantada por la política. Y eso que la ciencia extiende sus bases sobre la incertidumbre de las cosas, mientras que la política lo hace sobre verdades absolutas. Nada más peligroso y dañino para el individuo que se mueve entre las tinieblas de la incultura y las sombras del sesgo político.

Tengo el convencimiento de que la ciencia, y su consecuencia más inmediata para las garantías futuras del ciudadano, debe volver a ocupar el lugar que le corresponde, sin demérito de que la democracia como sistema político merece todo mi respeto pues, en definitiva, el curso de los acontecimientos lo marcan los políticos, ya sean buenos ya sean malos. Y en este punto me detengo para felicitarme (al tiempo que lo hago para los promotores) por la decisión, ya definitiva, de establecer un Parque Científico ubicado precisamente en el lugar donde debe establecerse, esto es, junto a la Universidad Pública de la ciudad de Murcia. Y en orden a respetar la ordenación de los territorios regionales respecto a su potencial, he de remarcar que este Parque Científico junto al de Fuente Álamo, de carácter tecnológico, ha de servir con eficiencia al progreso económico de esta región, sin olvidar las vertientes social y ambiental. Es decir, estamos en el punto de partida de lo que será el inicio de los procesos de investigación y desarrollo que han de dar sus frutos mediante el desafío de la innovación. Sin ser profeta de lo neoliberal, ni mucho menos, sí entiendo que determinados aspectos de la globalización son muy convenientes para regiones señeras como la nuestra. Así, respecto al establecimiento formal de relaciones del Parque Científico con otros ocho parques el mundo puede afirmarse que es una buena medida la que tomará en su momento el Patronato de la Fundación. Deben aprovecharse socialmente los avances de la ciencia, de modo que el desarrollo científico (la gestión del mismo) ha de servir para estimular la participación de la sociedad civil en el mundo de la empresa, aprovechando al máximo los frutos de la investigación. Como debe ser, en el Parque Científico deberán primar las iniciativas en cuanto a los intereses de la industria autóctona regional. La biotecnología, la faceta agroalimentaria y conservera en general, junto a las exigencias de la sociedad de la información y, sobre todo, en la mejora de las tecnologías del agua y de las energías renovables, han de llenar las ocupaciones y preocupaciones de los investigadores.

Y termino con el epítome relativo a la política en la ciencia. El órgano de gobierno del Patronato estará formado por 10 miembros, de los cuales siete constituirán la denominada Comisión Ejecutiva. Es de esperar, por el bien de todos, que le elección de tales miembros sea producto de un análisis objetivo en donde prime el científico frente a la aspiración del militante de turno, pues de esta manera tan profesional y tan sencilla de establecer las cosas, el gran beneficiado de todo ello será el propio ciudadano quien, acaso sorprendido, recibirá sus talentos políticos de modo inmaculado, sin perversión sectaria alguna y así confortado con aquello de que el político a lo suyo… y el científico a lo nuestro. Por eso, que cada cual se apriete los zaragüelles como pueda.

Juan Guillamón

No hay comentarios:

GUILLACRÓSTICO 40

CHISPAZOS 40 MORATORIA. - La semana pasada se aprobó, con los votos de los tres grupos de la oposición (como en tantas otras veces) la ...