miércoles, febrero 21, 2007

HACIENDO AMIGOS (A DIESTRA Y SINIESTRA)




Desde luego lo mío no es hacer amigos porque mi hipótesis es la siguiente: Por desgracia, la ciencia depende del color político con que se mire. Y mi tesis es la que García Martínez (La Verdad, 17.09.06) expuso en su Zarabanda: «Comoquiera que el PP propone Tranvía, los del PSOE llegan y pretenden Metro. Y ahora viene lo bueno: si los del PP hubieran propuesto Metro, los del PSOE habrían pretendido Tranvía». Pues, en efecto, el asunto es así. Veamos.Parte primera. Murcia. El 7.12.06 (La Verdad) el edil del PSOE de Murcia, Rafael González Tovar, arremetió por enésima vez contra el proyecto del tranvía, y aseguró que «no aportará nada a solucionar el tráfico de la ciudad y es un transporte del siglo pasado». Este mismo concejal, el 30.10.06 (La Verdad), en nombre de su Grupo Municipal, denunció en un comunicado de prensa que el comienzo de las obras del tranvía en la avenida Juan Carlos I era «ilegal» porque están siendo tramitadas sin tener en cuenta la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas. Además, González Tovar denuncia que durante las obras de este tramo de tranvía inútil se producirán ruidos, aumento de tráfico pesado, contaminación y molestias a los vecinos de la zona, se perderán cientos de plazas de aparcamientos en un área todavía disuasoria al tráfico, al encontrarse en la periferia del centro de la ciudad. «Si llega a funcionar algún día creará mas colapsos de tráfico, más inseguridad vial y más contaminación acústica». Y es que el Grupo Municipal Socialista defiende la puesta en marcha de un metro ligero, con un tramo subterráneo coincidente con la zona de mayor densidad urbana, a diferencia del tranvía superficial propuesto por el PP. Entre las ventajas del modo de transporte que proponen los socialistas destacan que no tendría efecto negativo en la superficie; sería más seguro al no entrar en conflicto con el tráfico superficial y los peatones; contribuiría a la disminución del tráfico, y alcanzaría mayores velocidades. Además, la candidata socialista, María J. Alarcón (al tiempo que reclama una Murcia moderna, libre de estereotipos sexuales, con mujeres libres de enseñar el canalillo) estima, el 23 09 06 (La Verdad), que Murcia debería contar con un medio de transporte sólido como el metro, pues así se resolverían realmente los problemas de tráfico. Dice, también, que con los problemas de tráfico que hay en Murcia es muy injusto que el equipo de gobierno municipal invierta cinco mil millones de pesetas para un proyecto sin bases sólidas como es el del tranvía. Claro que nuestra candidata olvida que el transporte subterráneo supone una inversión de entre 3 ó 5 veces (ó 10, qué sabe uno) la del transporte superficie. Y, en fin, el alcalde popular, Miguel A. Cámara, hace frente a los ataques socialistas del proyecto tranvía con una rotundidad tal que: «quieren taladrar las entrañas de la tierra desde la oscuridad, y habrá que preguntar cuántos murcianos quieren que les hagan un túnel debajo de su casa». (14. 10.06; La Verdad).Parte segunda. Zaragoza. El Heraldo de Aragón recoge en su edición del 7.02.07, lo que sigue: «la oposición (PP) exige la paralización del proyecto del tranvía y reclama el metro». El portavoz del PP, Domingo Buesa, anuncia que si es alcalde impulsará un plan para que el 80% de los zaragozanos tenga un acceso al suburbano a 5 min. de su vivienda. Y le contesta Jesús Sarría, concejal de Movilidad del PSOE, «Zaragoza mantendrá su propuesta para implantar la línea de tranvía Norte Sur, pese a las peticiones de paralización de la oposición del PP». Y, además, acusa al PP de querer convertir la ciudad en un queso gruyére y anular la potencialidad del metro que, ante la falta de distancia suficiente, nunca podría coger la velocidad que «lo haga tan eficaz como el tranvía». Respecto a éste, Jesús Sarriá, recordó que es un sistema de transporte de capacidad idónea para ciudades del tamaño como el de Zaragoza y recriminó al PP que no se atreviera en sus años de gestión en el Ayuntamiento a implantar sistemas de transporte de alta capacidad como el tranvía.«No es coherente plantear la propuesta a tres meses de las elecciones. Se debería paralizar el proyecto». Es la respuesta de Domingo Buesa, portavoz popular.Parte tercera. Conclusión. Lo que dice el PP de Zaragoza es lo que dice el PSOE de Murcia. Y lo que dice el PP de Murcia es lo que dice el PSOE de Zaragoza. Con lo cual se demuestra que la ciencia y la tecnología dependen de las coordenadas cartográficas y del color político con que se adornan los territorios y, por consiguiente, la tesis de García Martínez, el de La Zarabanda, está muy ajustada a la realidad. Y eso contando con que la precisión del citado periodista tenía mucho más de intuitivo que de deductivo. Con lo que, desde luego, hemos podido comprobar, desgraciadamente, que la hipótesis y la tesis indicadas al principio tienen plena validez. Dicho lo cual, pese a todo lo dicho (y dicho con todo respeto) en las próximas elecciones ejercitaré mi voto.Y termino recordando lo que el Colegio de Ingenieros de Caminos de Murcia aportó en aras de dulcificar el debate, el 10.10.06 (La Verdad): «Sobre la actual controversia entre los dos principales partidos del Ayuntamiento de Murcia (tranvía vs. metro), este Colegio opina que lo de menos es la denominación de un transporte muy necesario para la ciudad sobre la base de la electrificación, y que el trazado más conveniente es el de superficie siempre que sea posible, y, cuando esto no suceda, que los expertos determinen las condiciones técnicas por las cuales la circulación pueda transitar bajo tierra».


Ni caso.


Juan Guillamón es ingeniero de Caminos, Canales y Puertos.

No hay comentarios:

GUILLACRÓSTICO 51 OCURRENCIAS

OCURRENCIAS . - Referente al Mar Menor, durante una sesión de la Comisión creada al efecto en la Asamblea y a requerimiento del portavoz ...