martes, mayo 13, 2014

EMBARAZOS

En la Asamblea Regional, una moción del PP acerca de determinadas lagunas en las circunstancias que tienen que ver con menores de edad que rechazan el aborto y defienden la continuación del embarazo ha sido objeto de críticas -y rechazo- por parte de la oposición. Desde luego nada hay absoluto pero la coherencia debería ser la  actitud más considerada. Uno de los argumentos esgrimidos para el rechazo era que por qué obviar en la protección propuesta al hombre embarazador, que también existe. Sí que existe pero choca que el argumento se vuelve del revés al obviar a ese embarazador en caso de aborto. Aquí, la mujer es dueña y señora de la decisión. Cuestión de coherencia.

Y sigo con el asunto de marras por aquello de la incoherencia al servicio de la ideología.  En la Asamblea, cuando el PP propone ventajas para las menores embarazadas, IU discrepa: “Se habla de las embarazadas y de las madres jóvenes, ¿por qué no de los padres?,  esto puede ser inconstitucional pues vulnera el principio de igualdad entre los sexos”. Pues, admirado diputado Pujante, a ver si va a ser que el derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo en la cuestión del aborto resulta ser, también, inconstitucional  ¿O es que en el embarazo no es decisiva la colaboración del hombre en el coito causante del mismo?

No hay comentarios:

GUILLACRÓSTICO 41

41 CHISPAZOS  ESTIBA. - Lo de la pasada semana en el Congreso, con lo de los estibadores, resulta impresionante. Con todo, lo más grand...