lunes, abril 21, 2014

ATLETI

Hace 40 años el Atleti perdió su mejor ocasión de ser campeón de Europa. Había tele en color en muchas cafeterías. Una de ellas, en la Gran Vía, junto a Callao, fue tomada (para coger sitio) por un grupo de estudiantes, cuatro horas antes de iniciarse la final entre el Bayern y el Atleti. Cero a cero, y prórroga. A falta de pocos minutos para el final, Luís, de golpe franco, marcó el gol que pareció definitivo. Pero en el último minuto, el defensa Schwarzenegger, desde el centro del campo, lanzó un tiro que se tragó el papá de Reina. Tal fue el disgusto que nos pusimos, todos, a llorar. El partido de desempate fue un desastre de 4-0 en contra. A los 40 años de eso, el Atleti casi nos hace llorar, otra vez.

No hay comentarios:

Estado de los embalses 14-11-2017

Jamás hube considerado que una asíntota horizontal tan tremenda hubiese sido posible. Ya se sabe porqué en teoría de curvas, para que exi...