miércoles, septiembre 02, 2009

RESUMEN DE UN VERANO, EL DE 2009


Ni un solo libro he leído. La playa, ya, me anula. Se habla de personas y se apartan las ideas. Está bien, pero hasta cierto punto. Confieso que soy incapaz de permanecer ante la pantalla en el momento en que la leona asfixia al tonto del ñu clavándole los dientes en el cuello; en el pecado llevo la penitencia: Belén Esteban y el Campanario han sido el referente intelectual para el verano. Un verano de nivel. Crisis galopante gestionada en la Zapatería: ¿Sabe el zapatero lo que que se lleva entre euros? Quizá en lugar del reparto vergonzoso, populista y electoral de los cuatrocientos euros, ¿mejor unas cañas de pescar y su reglamento? Pues sí, me cuentan otros. Ni un libro, pero muchas cenas, salidas, reuniones...Demasiados ronaldos y kakás, ¿no? Y los pasos-cebra de La Manga, ¿quien los pintará? Estoy a favor de los chiringuitos, pero con duchas y meaderos: estúpidos y ridículos quienes los levanta pero un punto por encima del punto estulto a quien los tolera sin duchas y cagaderos.
Y, dejándome llevar, ni he escrito un prólogo que me comprometí hacer, ni organizado el índice de una revista por editar. Soy un fresco. Y, además, no me aguanto ni yo.
Estas cosas.

No hay comentarios:

GUILLACRÓSTICO 41

41 CHISPAZOS  ESTIBA. - Lo de la pasada semana en el Congreso, con lo de los estibadores, resulta impresionante. Con todo, lo más grand...