Guillamón Sostenible

Guillamón Sostenible
Lo que no está rodeado de incertidumbre, ¡no puede ser verdad! Richard Feymann.

jueves, diciembre 27, 2007

MODESTA INFORMACIÓN PARA EL CIUDADANO INDEPENDIENTE


En realidad no sé con exactitud si le he perdido respeto al discurso político o si me provoca miedo al escucharlo. Lo cierto es que me siento impelido a formular alguna consideración, desde la independencia técnica, acerca de algo que, como en otros muchos asuntos, es interpretado de acuerdo con los intereses respectivos de la militancia política, poniendo el acento (eso sobre todo) en que tal miedo o falta de respeto -por mi parte- tiene mucho que ver con aquello de que “la política concluye sobre hechos absolutos, mientras que la ciencia lo hace sobre la incertidumbre”. El asunto que hoy me ocupa es ofrecer, de acuerdo con mis escasos conocimientos en la materia, algunos puntos diferenciadores de lo que es un tren de Altas Prestaciones (TAP) y ese otro denominado de Alta Velocidad (TAV), agradeciendo en lo profundo a mi querido amigo Chema Revenga –ingeniero de caminos, profesor de Transportes y, de acuerdo con los nuevos criterios conservacionistas, depredador (como yo) de la Naturaleza intocable- su profundo conocimiento de la ciencia ferroviaria. Nada mejor, pues, para ello que disponer para el conocimiento del lector sutiles diferencias entre ambos transportes no sin antes ampararme en la prolepsis para indicar que las diferencias entre ellos tienen que ver más con la infraestructura que en la cualidad de los vehículos. Veamos.

1.-El TAV hace muy pocas paradas (o ninguna) mientras que el TAP efectúa mayor número de ellas. 2.-La calidad de las prestaciones comerciales (Catering y servicios en general) es mayor en los TAV. 3.-El TAP está indicado para distancias que no sobrepasen los 300 Km., si bien algunas unidades circulan en recorridos mayores pero la duración del viaje será mayor que en los TAV, especialmente diseñados para distancias del 600 y 700 Km. 4.-En la tracción, la potencia de los TAP no supera los 4.000 Kw., mientras que los TAV alcanzan unos 8.800 Kw. (unos 21,5 Kw. por Ton.). Esto es porque las aceleraciones son mucho mayores en los TAV. 5.-Mientras que los TAP están preparados para pasar de un ancho de vía otro, los TAV no pueden intercambiar el ancho de vía, pues de contemplar esta posibilidad el coste de su implantación aumentaría considerablemente. 6.-Los TAP pueden funcionar mediante alimentación en corriente continua o diésel. El material motor de los TAV tendría serias limitaciones en este funcionamiento pues en este caso la tracción es activada por corriente alterna de 25 kilovoltios. 7.-En materia de seguridad hay diferencias importantes dado que la percepción de las señales por el ojo humano a partir de una velocidad dada no es fiable ni segura. En este sentido, el ‘concepto de seguridad’ cambia: ante una emergencia, el tren TAP reacciona mediante una acción humana, mientras que en el TAV es imprescindible tener una protección automática respecto a todo aquello que afecta a la seguridad, lo cual no quiere decir que el TAP sea menos seguro sino que dispone de menos instrumentación para conseguir los efectos de seguridad que el TAV ofrece. 8.-Normalmente no es necesaria la presurización de los vehículos TAP, mientras que sí es obligatoria en los vehículos TAV, debido a que éstos están circulando de los túneles en condiciones sónicas diferentes a los TAP ya que la velocidad es mucho mayor. 9.-La capacidad de los trenes TAP está en torno a los 280 plazas. Los TAV disponen de más: entre 320 y 400 plazas. 10.-Mientras que en los trenes TAP se dan circulaciones combinadas de mercancías y pasajeros, en los TAV no debe darse tal posibilidad.

Dicho todo lo anterior en mérito a establecer en sus justos términos los debates que pudieran producirse en torno al futuro ferroviario de nuestra región, pues el desconcierto político inducido podría llevar al ciudadano, sin lugar a dudas, a la desinformación más inoportuna porque, ¿no resulta extraño que aquello que propuso el PP durante su anterior mandato y que fue criticado por el PSOE, ahora resulte que aquella propuesta popular la haya hecho suya el PSOE para dar paso a una crítica del PP similar a la que el propio PSOE hubo realizado en aquel pasado momento?

Mi opinión es que sí.
Juan Guillamón. Dic, 07. La verdad.